Por: Juan José Herrera Ch. 13 mayo, 2014

La consecución del título 30 también vino acompañado de otra buena noticia para Saprissa : es el club más representado en la preselección de Jorge Luis Pinto.

En total cuatro jugadores tibaseños entraron en la lista de 26 convocados por el cafetero para tratar de estar en el Mundial de Brasil, y uno más aparece en la nómina de reserva, ese pequeño grupo que aguarda paciente cualquier eventualidad.

Hay dos que no se discutían y son los casos del defensor Michael Umaña y el contención Yeltsin Tejeda, ambos inamovibles en la titular que dio los últimos pasos hacia la clasificación.

Los otros dos son sorpresas de alguna forma esperadas, un Kendall Waston cuyo nombre sonaba fuerte por su excelente campaña y su imponente físico y, un Heiner Mora que puede correr las dos bandas en momentos donde las piernas escasean por la izquierda.

El quinto, es Hansell Arauz, ese pulmón inagotable que nunca se aburrió de llevar peligro en el frente de ataque morado, pero a quien su buen momento le llegó a destiempo de la eliminatoria, ahí donde la mayoría de los seleccionados se compró su boleto al sur.

Kendall Waston y Heiner Mora (centro) fueron dos de los invitados de última hora en la preselección de Jorge Luis Pinto, presentada ayer. | MANUEL VEGA
Kendall Waston y Heiner Mora (centro) fueron dos de los invitados de última hora en la preselección de Jorge Luis Pinto, presentada ayer. | MANUEL VEGA

Aún así, esa posibilidad que le lanzó el timonel cafetero le deja ver al delantero que su esfuerzo se vio más allá de Tibás, y a Saprissa que su título se explicó por ese buen rendimiento grupal.

“Al final yo creo que eso es un reflejo de lo que se ha hecho, si un equipo termina de primer lugar con un montón de datos positivos y al final también es campeón, pues claramente eso refuerza que se tiene un grupo de futbolistas de gran calidad y en buen momento, por eso no es de extrañar que el equipo campeón sea también el que tiene más convocados”, aseguró el jerarca tibaseño Juan Carlos Rojas.

Más allá de un orgullo institucional, el presidente aseguró sentirse entusiasmo a nivel personal por cada uno de ellos, porque sabe que detrás de cada uno hubo una historia de esfuerzo.

“Todos ellos son grandes personas, uno los llega a conocer y sabe que aparte de ser extraordinarios seres humanos son muy sacrificados y muy humildes. Me alegra tremendamente el llamado”, dijo.