9 julio, 2014

La tediosa espera, que a lo largo del día se fue alargando y alargando, el calor y la multitud, tumbaron a más de un aficionado en el festejo de ayer en La Sabana.

Según Arnoldo Alpízar, coordinador operativo de la Cruz Roja, se reportaron 90 personas atendidas a lo largo de la jornada, que se extendió mucho debido a que las personas empezaron a acercarse al sitio desde las 9 a. m.

La mayoría de quienes debieron ser socorridos sufrieron golpes de calor y padecimientos similares.

Alpízar dijo que, de las personas atendidas, la mayoría debieron ser llevadas a los centros médicos.

Los afectados fueron trasladados a las instalaciones de los hospitales México, el Calderón Guardia y al San Juan de Dios.

El segundo al mando del operativo de la Cruz Roja, Carlos Gutiérrez, relató las dificultades que tuvieron las ambulancias para llegar a los hospitales debido a que todas las vías de acceso a la estatua de León Cortés estaban colapsadas.

Al ser las 6 p. m., la benemérita institución decidió triplicar, de 50 a 150, la cantidad de paramédicos presentes en los alrededores del Parque Metropolitano La Sabana.

A esas horas, la Sele apenas iba por el Hospital México y aún le faltaba atravesar un mar de seguidores para llegar al festejo.

Así que organizadores, policías y hasta miembros de las selecciones menores del país empezaron a distribuir botellas de agua y diversas bebidas entre las personas cercanas a la tarima principal.

Varios aficionados se hicieron presentes desde muy temprano y no se esperaba que el evento se fuera a prolongar por tanto tiempo.

“Nosotros vivimos en San José y llegamos a ver a la Sele, pero entre el tumulto y el calor, fue una tarea muy difícil mantener la compostura”, relató Claudio Calderón, un pensionado de 71 años.

Pocos problemas de seguridad. La Fuerza Pública acordonó la zona y, junto a la Policía Municipal, dispuso de un operativo que se inició a las 6 a. m. y continuó hasta avanzada la noche, incluso bastante después de que terminó la fiesta.

Juan José Andrade, director de la Fuerza Pública, reportó 10 personas detenidas en las inmediaciones de La Sabana, la mayoría por cargar drogas o armas punzocortantes, o por riñas.

“En general, fue una actividad tranquila en cuanto a las riñas; no hubo nada que lamentar”, concluyó Andrade.