El capitán de la selección de Uruguay presenta un dolor en la rodilla izquierda que se ha agudizado en los últimos días

 18 junio, 2014

Brasil

Diego Lugano estuvo en la práctica de Uruguay el martes en Sete Lagoas.
Diego Lugano estuvo en la práctica de Uruguay el martes en Sete Lagoas.

El capitán y defensa de Uruguay, Diego Lugano, fue declarado baja por un problema en su rodilla izquierda para el partido del jueves de su selección contra Inglaterra en el Mundial 2014, anunció este miércoles un portavoz de la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF).

"Por la presente, la AUF informa que el jugador Diego Lugano queda descartado para el partido a disputarse frente a Inglaterra el próximo jueves 19 de junio", empezó el organismo en su comunicado.

"Presenta un sufrimiento doloroso de su rodilla izquierda, sin antecedente traumático cercano trascendente, que se ha agudizado en los últimos días, no retrocediendo con tratamiento fisiátrico, que impide el normal desempeño deportivo", añadió.

La Celeste puntualizó que tras una resonancia magnética no se habían constatado elementos que hicieran pensar en la necesidad de "tratamiento específico ni quirúrgico" para la recuperación del jugador. En los próximos días se evaluará su evolución y cuándo puede regresar al terreno de juego.

Lugano habría recibido un golpe en el primer partido y el domingo tuvo que aplicar hielo para tratar su problema.

En la conferencia de prensa del lunes en la concentración en Sete Lagoas, un periodista le preguntó por el estado de su rodilla y Lugano se mostró enfadado al ver que había habido una filtración de información, cuando él deseaba que la noticia quedara en la intimidad de la concentración.

"Ayer estaba con una bolsa de hielo en la rodilla. Hay unos códigos, cosas que deben quedar en la concentración y no quedan. Tuve un golpe y me puse hielo. Ayer estuve en la concentración con hielo, pero vos no tenés por qué saberlo", dijo entonces, visiblemente contrariado.

Ante la insistencia de la prensa, dijo que había entrenado bien y que el estado de su rodilla era satisfactorio.

"La rodilla está bien", sentenció, sin querer dar más detalles. Pero finalmente esa rodilla ha terminado por obligarle a perderse el partido ante los ingleses.