13 junio, 2014

Sete Lagoas. AFP Con la incorporación de Diego Forlán, quien el miércoles padeció un malestar estomacal, la selección uruguaya se entrenó ayer con su plantel al completo, pues hasta Luis Suárez hizo toques con la pelota.

La jornada comenzó pronto para los hombres de Óscar Tabárez, con un entrenamiento programado a las 6:30 a. m. que arrancó con 20 minutos de retraso en una mañana nublada y que presentó las temperaturas bajas en los cuatro días que lleva el equipo en tierras brasileñas.

Forlán saltó con sus compañeros al césped del Arena do Jacaré e hizo estiramientos, antes de escuchar una breve charla táctica y continuar con ejercicios con balón, constató un periodista de AFP.

El entrenamiento del equipo charrúa estuvo abierto a la prensa en sus 15 primeros minutos y continuó después sin presencia de periodistas y fotógrafos.

Diego Forlán (i.) se entrenó ayer con el grupo. A su lado Maximiliano Pereira (d.) y atrás Cristhian Stuani, todos en la Arena do Jacaré. | AFP
Diego Forlán (i.) se entrenó ayer con el grupo. A su lado Maximiliano Pereira (d.) y atrás Cristhian Stuani, todos en la Arena do Jacaré. | AFP

En la práctica también estuvieron en esos primeros ejercicios con el resto del equipo Luis Suárez, que se mantuvo tranquilo y sonriente, aparentemente sin problemas, y Diego Lugano, que el miércoles había realizado trabajado aparte.

Forlán se había levantado en la mañana del miércoles con malestar digestivo y ello le impidió estar en las dos sesiones de práctica.

El servicio de prensa de la Celeste ya había señalado que el jugador tenía una buena evolución y que se iba a reincorporar ayer.