Tricolor solo recibió dos goles en cuatro juegos; no obstante, Holanda marcó 12

Por: David Goldberg J. 5 julio, 2014

Salvador, Bahia. La Selección Nacional de nuevo pondrá a prueba a la historia cuando hoy enfrente a Holanda por el último boleto a las semifinales del Mundial 2014.

Será un duelo entre la mejor defensa del torneo, contra el mejor ataque. Como si el juego necesitara más condimento para los futbolistas y aficionados costarricenses, quienes, por igual, hasta el momento vivieron una travesía única...

Durante toda la semana, los integrantes de la Tricolor hablaron sobre cómo frenar la ofensiva tulipana. Sin embargo, también en sus declaraciones los rivales citaron cómo quebrar el cerrojo tico.

Concentración y orden por un lado; movilidad y velocidad por el otro. No hay duda de que hay respeto entre ambas partes tras lo conseguido hasta ahora en la Copa.

Es así como la sólida y coordinada línea de cinco que tomó fama en este certamen planetario se verá las caras ante una zona de metralla con tres grandes del fútbol internacional. Ni más ni menos que en el partido más importante desde se juega fútbol en Costa Rica. El quinto consecutivo con esa condición.

La zaga tica recibió apenas dos anotaciones en cuatro partidos, una de ellas de penal. La pólvora tulipana marcó 12 en la misma cantidad de duelos (promedios de 0,5 goles recibidos y tres anotados).

“Como dicen, ya pasamos por donde más asustan. La goleada que recibió España (1-5) fue más por contragolpes y por estar mal parados que otra cosa. Nosotros estamos preparados para todo eso ”, expresó el zaguero Johnny Acosta en la conferencia oficial de FIFA.

“Será difícil, pero no tememos a nadie. Más bien, estamos muy motivados y con ganas de alargar esto un poco más”, añadió.

“No estamos confiados y vamos a luchar con todo. Todos los equipos tienen el mismo objetivo y tenemos claro que no siempre gana el mejor. Lo que pasa es que en verdad somos difíciles de vencer”, adujo Nigel de Jong, el elegido para dar declaraciones en Holanda, más allá de que no estará por una lesión.

Detalles. Ayer, ambos equipos todavía afinaban detalles. Para un duelo mundialista de cuartos de final no hay espacio para la autosatisfacción o el exceso de confianza.

Costa Rica quizás sea la grata sorpresa del Mundial; no obstante, la Oranje quiere mandarla de vuelta a su casa. Y Holanda tal vez sea favorita al título; sin embargo, la Sele quiere cortarle su ruta.

Por eso, aunque ninguno quiso utilizar la cancha del estadio Arena Fonte Nova, ambos buscaron otro reducto para entrenar.

Según informó el departamento de prensa de la Fedefútbol, FIFA no permitió utilizar el área de los marcos pues está cuidando el césped, razón que no gustó a los técnicos.

La Tricolor entonces se marchó al Estadio Manoel Barradas, del club Vitória. Ahí, durante los 15 minutos a los que la prensa tuvo acceso, realizó el tradicional colectivo recreativo, con posiciones alteradas (Ruiz al arco, Navas al campo, etc). Después trabajaría táctica.

Mientras, la Naranja Mecánica tuvo ensayo abierto de hora y media en el Estádio de Pituaçu, del club rival, Bahia, el cual incluyó puras dinámicas para apuntalar el juego de primera intención.