Nunca se reunieron tres campeones del mundo en un mismo grupo de primera fase y quiso la suerte que ahí quedara la Selección

Por: Arnoldo Rivera J. 2 marzo, 2014

COSTA RICA, SU HUELLA EN LOS MUNDIALES
COSTA RICA, SU HUELLA EN LOS MUNDIALES

La “culpa” fue de Ronaldo Luís Nazário de Lima: el Fenómeno sacó la bolita con el nombre de Costa Rica para sembrarla en el grupo D , el “grupo de la muerte” más rudo del que se tenga memoria.

El regreso tricolor a la gran fiesta del Planeta Fútbol será en el escenario más complicado que pueda uno imaginarse, pues le tocará enfrentarse, nada menos, que a tres campeones del mundo: Italia , Inglaterra y Uruguay .

Los tres adversarios costarricenses suman siete títulos mundo. Aunque algunos son añejos, un título es un título.

La verdad sea dicha: ninguno de los integrantes de esa zona salió contento del destino que les tocó ese pasado 6 de diciembre..., aunque todos se lo tomaran con filosofía ya con la suerte echada; de hecho, el técnico de la Sele , Jorge Luis Pinto, mejor sonrió tras el sorteo.

Imagen sin titulo - GN
Imagen sin titulo - GN

“A golpe dado no hay quite”, sentencia un refrán. Ni modo: hay que ponerle el pecho a las balas (que serán de grueso calibre).

Como todo en la vida, el vaso se puede ver medio lleno o medio vacío. El estratega del combinado tico se decantó por la primera opción: “A los grandes hay que enfrentarlos con grandeza.

“Es un grupo duro que motiva al jugador. Vamos a hacer la pelea a muerte. Todos tenemos opción (de avanzar a octavos de final); nosotros, el 60 o 70%”.

Sus pupilos se alinearon con el discurso del técnico y recogieron el guante que les lanzó la suerte de la mano de Ronaldo.

Pelea. Se sabe que para conocer el resultado de un juego de fútbol solo existe una manera: jugar el partido. No hay otro modo.

Sin embargo, dados los ilustres antecedentes de los adversarios de la Tricolor, para nadie es un secreto que el equipo tico entra como el “patito feo”, el cuadro con el cual el resto querrá sumar puntos, para después arreglarse entre ellos.

Algo similar a Italia 90..., y todos sabemos cómo terminó la historia.

La Selección llega este Mundial con un estilo de juego definido en las dos facetas.

Tal solidez táctica y estratégica del once titular le permitió cosechar el pasaporte a la cita brasileña con dos fechas de anticipación en la eliminatoria de la Concacaf (algo por lo que nadie habría apostado).

Las derrotas y las pobres presentaciones en juegos de fogueo ante Australia, Chile y Corea del Sur abollaron el ánimo y el optimismo.

También la grave lesión de Bryan Oviedo –quien corre para estar a punto– terminó de dibujar el ceño fruncido y el dejo de duda.

Sin embargo, como consuelo, esos choques no fueron con el cuadro titular y sirvieron para mover la rama de eventuales candidatos (algunos se cayeron).

El excepcional estado de forma de Keylor Navas , el progreso de Joel Campbell , la recuperación de Bryan Ruiz en Holanda y la eventualidad rehabilitación de Oviedo , le abonan al optimismo de que el desafío más grande termine con las “botas puesta” y no en desastre.