Por: Randall Corella V. 3 julio, 2014

Colombianos y brasileños se verán las caras por primera vez en una Copa del Mundo, y el entorno no podría haber estado más lleno de dramatismo.

La Canarinha , irregular en el Mundial que organiza, buscará su sexto título planetario guiada por una joven promesa en la cancha y un viejo zorro en el banco.

Los dirigidos por Luiz Felipe Scolari, artífice del pentacampeoato brasileño en el 2002, no ha podido encontrar aún el jogo bonito de otros años, y padece una ‘Neymardependencia’ que comienza a preocupar al país entero.

El empate en octavos de final contra Chile (1-1) y angustiante pase a cuartos alcanzado en penales, han sembrado más de una duda en la torcida para el duelo de este viernes ante la inspirada selección colombiana.

Thiago Silva. | AFP
Thiago Silva. | AFP

Debutante en cuartos de final, Colombia pinta ser una incómoda piedra en el camino de los brasileños al ansiado hexacampeonato.

Con apenas dos goles en contra en cuatro partidos y una ofensiva que ha concretado 11 anotaciones, los dirigidos por el argentino José Pekerman ha sido una de las más gratas sorpresas del Mundial.

A diferencia del equipo anfitrión, los cafeteros no necesitaron del alargue para dejar tendido a Uruguay en octavos (2-0).

Les bastó con su buen fútbol y otra noche mágica del Principito , James Rodríguez, el mejor jugador de la primera fase para FIFA, autor de cinco goles y primer candidato a Balón de Oro del torneo.

infografia