Por: David Goldberg J. 12 junio, 2014

São Pablo, Brasil

Caminaba ahí, confundido en un mar de camisetas multicolores. Pero el rojo histórico de la Sele tica no podía pasar desapercibido.

Allí, en las afueras del estadio Arena Corinthians, el tico Manuel Obando espera la oportunidad de ingresar a este imponente recinto, donde en cuestión de horas las selecciones de Brasil y Croacia serán las encargadas del juego inaugural.

Para Obando es su cuarto Mundial, pero este tiene un sabor diferente. Espera que la Sele brille en la tierra del fútbol. "Estoy muy emocionado. Espero que este sea el mejor de todos", dijo emocionado.

Los aficionados ingresan al estadio Arena Corinthians donde se realizará la inauguración del Mundial Brasil 2014
Los aficionados ingresan al estadio Arena Corinthians donde se realizará la inauguración del Mundial Brasil 2014

A lo lejos, otras camisetas de Costa Rica se perdían entre miles de peruanos, venezolanos, colombianos, mexicanos, bosnios, taiwaneses y brasileños. En este momento, portar la de cada país es algo así como andar el pasaporte.

A dos horas de la inauguración, las afueras del estadio están repletas. Salir de la estación del metro es difícil entre tanta gente. Los brasileños, los más entusiastas, se abren paso con el cántico para su equipo: "Soy brasileño, con mucho orgullo y con mucho amor". La cantan a todo galillo.

La gran fiesta del fútbol está por comenzar. Mientras eso ocurre, la Selección de Costa Rica se prepara para emprender el viaje a Fortaleza, donde enfrentará a Uruguay, el sábado a la 1 p. m.