La Verdeamarela fue abucheada por los más de 63.000 espectadores en el estadio Morumbi.

 6 junio, 2014
El brasileño Fred (9) soporta la marca del serbio Branislav Ivanovic durante el partido que los suramericanos ganaron 1-0 con gol de Fred.
El brasileño Fred (9) soporta la marca del serbio Branislav Ivanovic durante el partido que los suramericanos ganaron 1-0 con gol de Fred.

Sao Paulo

Un golazo del salvador Fred selló el 1-0 con que Brasil venció, con gran dificultad, sobre todo en el primer tiempo, a una envalentonada Serbia en Sao Paulo, en su último amistoso antes del Mundial 2014.

Entre abucheos y silbatinas de los más de 63.000 espectadores en el estadio Morumbi, apareció el “9” brasileño, habilitado con un pase largo de Thiago Silva, que fue bajado con el pecho por el atacante en el área rival y, cayéndose, remató al arco con éxito.

El gol recordó el tanto marcado por el atacante del Fluminense en la final de la Copa Confederaciones ante España (3-0). Pero fue lo único que consiguieron los locales frente al cerrojo que los balcánicos pusieron desde la mitad del terreno, anulando a la estrella Neymar.

En un campo muy húmedo por lluvias y un día marcado en Sao Paulo por la huelga del metro y diferentes manifestaciones, el equipo de Luiz Felipe Scolari no mostró la garra y resolución que le llevó hace tres días a golear a Panamá (4-0) en Goiania (centro-oeste).

No obstante, Scolari se mostró satisfecho con “ambos tiempos” y exaltó la calidad del rival, que tiene características similares a Croacia, su primer rival en el torneo mundialista que arranca en seis días exactos, el 12 de junio en el Arena Corinthians.

El técnico brasileño alineó a su once de gala, con el capitán, Thiago Silva y Paulinho, que no jugaron contra Panamá por estar recuperándose físicamente.

El equipo está “bien” para el Mundial, dijo Scolari. “Estamos ansiosos por comenzar (...); podemos mejorar aún las jugadas de pelota parada”, indicó.

Desde Neymar, neutralizado por la defensa y blanco de muchas faltas, hasta Paulinho, perdido en el campo sin atacar ni marcar, este Brasil no fue el equipo que Sao Paulo, un público muy crítico, esperaba ver a pocos días del Mundial.

Fue Fred quien salvó la tarde, justo cuando la tribuna gritaba el nombre de Luis Fabiano, atacante del club Sao Paulo (propietario del estadio) y fuera de la convocatoria.

El marcador podía haber aumentado si el árbitro no hubiera anulado un tanto de Hulk en el minuto 28 de la segunda parte, que el juez paraguayo Enrique Cáceres consideró en fuera de juego.