El acto, realizado en el estadio Arena Corinthians de Sao Paulo, estuvo basado en tres pilares: naturaleza, danza y fútbol.

 12 junio, 2014

Redacción

El estadio Arena Corinthians, en São Paulo fue el escenario donde 61.600 espectadores observaron la inauguración del Mundial Brasil 2014.

Brasil dio el banderazo inicial a la fiesta del fútbol con un acto basado en tres pilares:[[BEGIN:INLINEREF LNCPGL20140612_0003]] naturaleza, danza y fútbol.[[END:INLINEREF]]

Una bola luminosa de tecnología LED compuesta por más de 90.000 celdas en el centro de la cancha fue elemento principal que apareció en el estadio y el que se mantuvo durante los 35 minutos que duró la inauguración.

Personas vestidas de árboles, y distintas plantas, además de lanchas que simulaban el Amazonas, recordaban a los habitantes de esa región. El verde, amarillo, anarajando, rojo y más colores representaban la naturaleza.

Seguidamente fue el turno de los trajes típicos de diferentes regiones de Brasil y vestimentas de los carnavales que daban campo a la danza.

Más de 650 bailarines participaron del espectáculo preparado por la coreógrafa belga Daphné Cornez. 

El fútbol fue el que cerró los tres bloques que componía la inauguración. La bola luminosa cambió a colores blanco y negro representando un balón, mientras gran cantidad de niños bailaban vestidos de los mismos colores y otros representaban cada uno de los 32 países que estarán en el Mundial.

Minutos después apareció desde la bola, la cantante brasileña Claudia Leitte, para así empezar la interpretación de 'We Are One', tema oficial del Mundial, y minutos después fue acompañada por Pitbull y Jennifer López, quienes dieron fin a la inauguración.

Tuvieron que pasar 64 años (tras el Mundial de 1950) para que una tarde soleada de Sao Paulo le diera de nuevo al pueblo brasileño la fiesta más grande del fútbol.

Los usuarios de La Nación en Facebook coincidieron que esta fue una de las inauguraciones más aburridas. Vea más comentarios aquí.