Por: Rodrigo Calvo C. 27 julio, 2014
Pantalla completa Reproducir
1 de 4

Zafarle la tabla al entrenador de turno en la Selección de Costa Rica ha sido la norma en la dirigencia local, en los procesos clasificatorios al Mundial de Fútbol.

Si se revisan las cifras desde 1957, a partir de la primera eliminatoria que jugó el país en ruta a Suecia 1958, ejecutar la guillotina es cosa común para el técnico al que no se le dan los resultados.

Alfredo Piedra cantó el himno con la Tricolor en Curazao, en 1957. | ARCHIVO
Alfredo Piedra cantó el himno con la Tricolor en Curazao, en 1957. | ARCHIVO

De 15 procesos premundialistas, solo cinco terminaron con un seleccionador. Así pasó con Alfredo Chato Piedra (Suecia 58), Rodolfo Ulloa (México 70), el argentino Humberto Bocha Maschio (Alemania 1974), Juan José Gámez (Argentina 1978) y el colombiano Jorge Luis Pinto (Brasil 2014).

Salvo Pinto, ninguno de los estrategas citados amarró el pasaje mundialista, pero al menos pudieron completar lo que comenzaron.

La mayoría de los 26 técnicos en Premundiales y Copas son ticos, con diez. Uno de ellos, Alfredo Chato Piedra, fue el que más eliminatorias tuvo con tres, rumbo a Suecia 1958, Chile 1962 e Inglaterra 1966.

Detrás de los ticos figuran los españoles, con cuatro estrategas. Hubo tres brasileños, dos argentinos, dos uruguayos, un chileno, un checoslovaco, un yugoslavo, un estadounidense y un colombiano.