Se detuvo a 31 personas por desorden público y riña tras la celebración de los aficionados.

Por: Daniela Cerdas E. 30 junio, 2014
Aunque puso resistencia a la autoridad, el sujeto fue detenido y quedó a la orden de la Fiscalía.
Aunque puso resistencia a la autoridad, el sujeto fue detenido y quedó a la orden de la Fiscalía.

Las autoridades recibieron un total de 486 llamadas por violencia doméstica durante y después del partido de la Selección Nacional contra Grecia, en el que la Tricolor clasificó a cuartos de final.

Del total de denuncias recibidas por violencia doméstica durante el domingo y la madrugada de este lunes, dos de ellas terminaron con personas detenidas.

Uno de los casos se registró en Guápiles. Allí un joven de 20 años, de apellido Rodríguez, fue detenido por oficiales de la Fuerza Pública como sospechoso de agredir con arma blanca a su mamá y a un cuñado durante una riña.

Tras recibir la llamada de alerta, los oficiales se trasladaron a la zona y detuvieron a Rodríguez, quien al parecer cuenta con antecedentes por una situación similar ocurrida años atrás. Las victimas presentaron la denuncia respectiva.

El otro detenidos fue un joven de apellido Espinoza. El sujeto, de 25 años, fue capturado en Ticabán, en la región Caribe.

Una vecina fue quien denunció la presunta agresión de Espinoza contra su compañera sentimental.

Cuando los oficiales llegaron al lugar, Espinoza la emprendió contra ellos. Al final, el sujeto fue detenido y trasladado a celdas judiciales.

Según trascendió, en este caso la compañera sentimental del hombre no quiso ratificar la denuncia. Sin embargo, de oficio los policías realizaron el informe respectivo.

Juan José Andrade, director de la Fuerza Pública, dijo que también se recibieron cerca de 600 llamadas por desórdenes públicos y 411 por agresiones y riñas callejeras.

En total, 31 personas fueron detenidas por desorden público y riña tras la celebración de los aficionados.