Robben admitió que se tiró en el área, con lo que esperaba conseguir un penal en el partido ante México.

 30 junio, 2014

Río de Janeiro

Arjen Robben celebra el gol de penal que le dio la victoria a Holanda. | AP
Arjen Robben celebra el gol de penal que le dio la victoria a Holanda. | AP

La estrella holandesa Arjen Robben no sufrirá ninguna medida disciplinaria tras admitir que se tiró tratando de conseguir un penal en el partido de octavos de final contra México el domingo, confirmó este lunes la FIFA.

Robben, quien provocó el penal que permitió a Holanda marcar el gol de la victoria 2-1 sobre México, admitió después del partido que se había tirado en una jugada anterior buscando conseguir una máxima pena.

No obstante, la portavoz de la FIFA, Delia Fischer, rechazó este lunes que se vaya a tomar algún tipo de medida retroactiva por los comentarios de Robben, al ser preguntada sobre el asunto.

Fischer afirmó que las sanciones después de un partido solo se aplican en casos de "graves infracciones que hayan escapado a los árbitros del encuentro".

La Federación Holandesa de Futbol (KNVB) afirmó este lunes que los comentarios de Robben tras el encuentro habían sido malinterpretados.

"Los medios han interpretado muy mal las declaraciones de Robben en una entrevista posterior al partido", dijo la KNVB.