Jornada se completa hoy con los partidos Francia-Honduras y Suiza-Ecuador

 15 junio, 2014

Río de Janeiro. EFE Argentina pondrá en juego desde esta tarde su ilusión de título frente a Bosnia-Herzegovina en un gran desafío para su selección, que hace 14 años no logra superar los cuartos de final en una Copa Mundial.

Con Lionel Messi como principal abanderado y líder de esta generación, el equipo albiceleste intentará forjar un nuevo destino tras duros reveses en las competencias internacionales.

Las dos medallas doradas consecutivas en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004 y Pekín 2008 son las únicas conquistas en dos décadas con desilusiones a nivel continental y mundial.

Lionel Messi (centro) bromeó con sus compañeros durante la práctica que hicieron los argentinos ayer, antes de su duelo ante Bosnia. | AFP
Lionel Messi (centro) bromeó con sus compañeros durante la práctica que hicieron los argentinos ayer, antes de su duelo ante Bosnia. | AFP

Sin títulos de una selección europea en un Mundial disputado en suelo americano, Argentina está llamada a ser uno de los protagonistas de este torneo que se disputa en el territorio de su eterno adversario en el continente: Brasil.

Tras una eliminatoria suramericana en la que se impuso con holgura, el Mundial es la medida perfecta para determinar en qué nivel se encuentra el equipo argentino.

Luego de instalarse en Belo Horizonte y bajo un hermetismo absoluto, el seleccionador Alejandro Sabella mantiene una duda en la delantera en el once inicial: Gonzalo Higuaín o Ezequiel Lavezzi.

El rival. Bosnia-Herzegovina fue una de las grandes revelaciones de las eliminatorias europeas al adjudicarse el grupo G y lograr su primera clasificación mundialista por delante de Grecia.

Con el indudable liderazgo del delantero Edin Dzeko, el conjunto balcánico procurará tener un gran desempeño en esta cita ecuménica del fútbol pese a ser novato.

Argentina ya se impuso 2-0 ante Bosnia en un amistosos disputado en noviembre del 2013 en la ciudad estadounidense de Saint Louis.

En Porto Alegre, Francia quiere empezar a saldar la bochornosa deuda que dejó en Sudáfrica 2010 a costa de la modesta Honduras, en el debut de ambas selecciones en la Copa de Brasil 2014.

Cuatro años después de su eliminación en primera ronda en medio de un escándalo de indisciplina, el cuadro dirigido por Didier Deschamps, capitán de la selección que ganó el título mundial en 1998, buscará rehacer el prestigio francés ante un rival modesto.

Será el primer enfrentamiento entre ambas selecciones, aunque con expectativas radicalmente opuestas: Francia deberá vencer y convencer, Honduras probar hasta qué punto en un Mundial cabe el heroísmo del más débil.

El día se cierra con el duelo entre Ecuador y Suiza. Los ecuatorianos saben que ganarle a los europeos es escencial en sus aspiraciones.