Los africanos están en el segundo lugar del grupo H con dos puntos en su cuenta

 23 junio, 2014

Porto Alegre, Brasil. EFE. Argelia volvió ayer a la lucha por una plaza en los octavos de final del Mundial de Brasil, tras vapulear 2-4 a Corea del Sur en un partido que los africanos dominaron a su antojo en el primer tiempo y los asiáticos hicieron lo que quisieron en el segundo.

Pudo haber sido una victoria aplastante para los Zorros del Desierto, que se fueron al descanso con un 3-0 aplastante.

El resultado dejó a Argelia con tres puntos en el grupo H, a la sombra de Bélgica, que antes había derrotado por 1-0 a Rusia y que con seis puntos en las alforjas anticipaba su pase a los octavos de final.

Corea del Sur quedó estacionado en el fondo, también con un punto, junto a Rusia, y la última jornada habrá un pulso entre argelinos, rusos y coreanos por el último cupo en la fase de las mejores 16selecciones de la Copa.

El equilibrio de fuerzas duró en Porto Alegre apenas 26 minutos. Exactamente lo que tardó el punta del Sporting portugués Islami Slimani para mandar a Sun Ryong Junk a recoger el balón del fondo.

Desde ahí los Zorros del Desierto abrieron la llave de su ataque cada vez que quisieron en el transcurso del primer tiempo.

El defensor de Argelia, Rafik Halliche, celebra la obtención del segundo tanto ante Corea del Sur, y la esperanza de pasar de ronda. | AFP
El defensor de Argelia, Rafik Halliche, celebra la obtención del segundo tanto ante Corea del Sur, y la esperanza de pasar de ronda. | AFP

Apenas dos minutos después el defensor Rafik Halliche se adelantó con un cabezazo a una mala salida del portero surcoreano tras un saque de esquina despachado desde la izquierda por Yacine Brahimi.

Fue suficiente para forzar la capitulación en los primeros 45 minutos de los guerreros Taeguk.

Como si fuera poco, a los 38’ Slimani lanzó una nueva ofensiva por la derecha, arrastró marcas y sirvió el balón a Abdelmoumene Djabou para depositarlo en el fondo.

Sin fuerza para llegar a Argelia, Rais Mbolhi parecía disfrutar de vacaciones, pues los de Hong Myumgbo no reaccionaban.

La primera jugada ofensiva de Corea se gestó a los 50 minutos y terminó en gol de la figura del equipo, Son Heung-Min, llamado por sus hinchas ‘el Neymar coreano’.

Doce minutos después, en la jugada más vistosa, Yacine Brahimi, del Granada español, despertó a su equipo con el cuarto tanto.

Parecía todo cerrado, pero a los 72 minutos Corea del Sur, en otra acción sin orden pero masiva, terminó desordenando la defensa rival y con un toque poco ortodoxo de Ja Cheol Koo colocó el 2-4 definitivo, ya que los asiáticos lo intentaron pero sin tener éxito.

La jornada definitiva se jugará el jueves 26 de junio, pero de momento Argelia se sitúa en buena disposición para alcanzar los octavos y se convierte en el primer equipo africano que marca cuatro tantos en la historia de mundiales.

Etiquetado como: