Silbateros ticos cumplen una buena labor, por lo que los analistas nacionales consideran que deberían tener la oportunidad de pitar la final

Por: Juan Diego Villarreal 23 julio, 2015

Pese a los malos arbitrajes en la Copa Oro, los réferis costarricenses Ricardo Montero, Wálter Quesada y Henry Bejarano, junto a los asistentes; Warner Castro, Octavio Jara y Leonel Leal, han sacado la tarea y demostrado credibilidad y acierto en sus actuaciones.

El trío arbitral tico encabezado por Ricardo Montero junto a Octavio Jara y Warner Castro, realizaron una buena labor en el partido semifinal entre Estados Unidos y Jamaica.
El trío arbitral tico encabezado por Ricardo Montero junto a Octavio Jara y Warner Castro, realizaron una buena labor en el partido semifinal entre Estados Unidos y Jamaica.

Los especialistas; Berny Ulloa, Greivin Porras y Ramón Luis Méndez, comentaron que la labor de los costarricenses ha sido buena a pesar de tener partido complicados y bien merecen tener la oportunidad de pitar la final entre México y Jamaica.

Ulloa, exárbitro mundialista y miembro de la Comisión de Arbitraje, resaltó el buen trabajo de los silbateros.

“Cada uno ha demostrado en la Copa de Oro compromiso, capacidad y deseos de superación. Esperemos que todos eso lo trasladen al campeonato doméstico. Para mí gusto Ricardo Montero realizó una gran labor en el partido Estados Unidos – Jamaica, mostró mucha madurez y confianza y al igual que sus compañeros sacaron una buena labor”, dijo Ulloa.

"Hay que reconocer su trabajo, porque les tocaron compromisos difíciles, pero salieron avantes y creo que al menos Ricardo (Montero) y Henry (Bejarano), quienes aún están en los Estados Unidos, tienen posibilidades de estar en la final”.

Porras, exárbitro y analista, comentó que a su criterio el trabajo de los ticos ha sido sobresaliente por su honestidad y labor en cada uno de los juegos.

“El trabajo de los costarricenses fue muy transparente, como seres humanos se podían equivocar, pero creo que han estado muy acertados en sus decisiones. Un ejemplo es la labor de Ricardo Montero en el duelo Estados Unidos y Jamaica, al cual le daría una calificación de excelente, junto a sus compañeros”, señaló Porras.

El exárbitro añadió que los partidos por el tercer puesto y la final deberían dárselos a los nacionales por la labor que cumplieron durante el certamen.

“A mí no me temblaría el pulso para poner a los árbitros costarricenses, tanto en el partido del sábado por el tercer lugar entre Estados Unidos y Panamá, como en la final México – Jamaica. Ellos demostraron su capacidad y creo que tienen una nota sobre saliente, por lo que la Concacaf debería darles la oportunidad una vez más”.

Ramón Luis Méndez, por su parte, sentenció que los nacionales tuvieron un buen desempeño en sus actuaciones, aunque tiene claro que el arbitraje es muy inestable y el reto es siempre tener buenas presentaciones.

“Han salido bastante bien (los arbitrajes), no creo que pitar la final sera un premio, más bien creo que se han ganado el derecho de dirigirlo por sus buenas presentaciones. Hay que recordar que Ricardo Montero, en un juego complicado como Estados Unidos – Jamaica salió bien librado”, dijo Méndez.

“Todo partido es diferente no es que los árbitros ticos van a llegar como Robin Hood a salvar el día en la final, tras un arbitraje cuestionado y opacado, pero es claro que pueden continuar con sus buenas presentaciones hasta ahora”.