Por: Alejandra Vargas M., Juan Diego Villarreal 9 diciembre, 2015

San Isidro de El General.

Horacio Esquivel celebró efusivamente el gane de Limón.
Horacio Esquivel celebró efusivamente el gane de Limón.

Bañado de pies a cabeza por sus jugadores, tras finalizar el partido, el técnico de Limón, Horacio Esquivel, aseguró que la unión de grupo fue la principal virtud de este equipo y ahora se concentrarán en derrotar a Alajuelense en el primer partido de las semifinales, el próximo domingo en horas de la tarde, en un horario que están por definir.

“Tengo una espinita con la Liga. Ellos son el único equipo que nos derrotó en el Juan Gobán. Allí vencimos a Herediano y Saprissa, por lo que ustedes comprenderán que también queremos vencer a Alajuelense en nuestra cancha”, aseguró Esquivel.

Los manudos se impusieron en suelo caribeño el miércoles 12 de agosto, 2 a 0, con anotaciones de Ariel Rodríguez y Andrés Lezcano. En la segunda vuelta empataron 1-1 en el Morera Soto.

Esquivel se mostró muy emocionado por el triunfo en Pérez Zeledón. “El partido fue durísimo, con un Pérez que jugó muy bien, pero al final sacamos el resultado. Dios ama a este equipo. Este es un conjunto muy espiritual, somos una familia. No es que sea pandereta, pero aquí varios jugadores y miembros del cuerpo técnico son personas muy creyentes en Dios y sabiamos que podiamos sacar la victoria”.

El estratega verdolaga confesó que no cree en la suerte o cábalas y si Limón está en semifinales es por mérito propio, por el trabajo, la dedicación y siempre creyó en que Dios no los abandonaría a pesar de las dificultades que han pasado en la temporada, así como los problemas económicos que los rodearon.

“Este equipo tiene una gran fuerza mental, lo hemos trabajado durante toda la temporada y a pesar de ellos en el primer tiempo los jugadores se perdieron en el campo, el grupo se desordenó, lo cual es normal como humanos que somos, más aún con la presión por lo que nos jugábamos”, añadió Esquivel.

“Al medio tiempo le hablé a los muchachos, les dije que había que sacar el partido, les recordé todo lo que nos estábamos jugando, o sino al menos debíamos terminar honrosamente el torneo. Por dicha ellos reaccionaron, porque como le dije, este equipo es mentalmente muy fuerte. Cambiaron su actitud para el complemento, fueron más ordenados, se tranquilizaron y sacarmos el resultado a pesar de que empezamos perdiendo”, sentenció el timonel.