Jorge Jiménez dijo que por ser hechas a mano, no son idénticas

Por: Manuel Herrera 17 febrero, 2013

La tea que reemplazaría en caso necesario a la antorcha centroamericana pesa 10 gramos más a la estructura original.

Según el escultor costarricense Jorge Jiménez Deredia –quien diseñó y fabricó la estructura– ambas antorchas son iguales en apariencia; sin embargo, tienen una variación en su peso.

El cono que recibirá hoy el fuego proveniente de Panamá, pesa 1,390 kilogramos; mientras que la suplente llega a los 1,400 kilogramos.

“En teoría son semejantes, pero no iguales porque son hechas a mano”, manifestó Jiménez Deredia, quien trabajó junto con el escultor Gilbert Herrera.

Sobre la razón del cambio de peso entre una y la otra, Jiménez explicó que como ambas fueron fabricadas completamente a mano, en el proceso de lijado una puede perder más partículas que la otra.

“Como tamaño, forma y diseño son exactamente iguales”, afirmó el escultor, quien donó ambas teas.

Para emergencia. El Comité Organizador de los Juegos de San José 2013, solicitó al escultor costarricense dos antorchas, que se reemplazarán en casos calificados.

“Me pidieron dos porque siempre hay que tener una de repuesto por si la otra se daña, sufre un golpe o si una se apaga la otra la tiene que encender”, manifestó Jiménez.

Respecto a la fabricación de ambas relató que fue un reto, pues debían cumplir con el peso que estipula la reglamentación olímpica.

“Nos costó bastante llegar al pozo olímpico, porque fue difícil encontrar una lámina que no fuera muy delgada –para que nos permitiera trabajar–, ni muy gruesa porque no estaríamos cumpliendo con el peso”, especificó el escultor.

Según el artista, el reglamento olímpico establece que el peso de las antorchas debe oscilar entre 800 y 1.600 kilogramos.

Inclusive para lograr el peso de 1,390 kilogramos fue necesario desgastar las piezas que se fundieron en Pietrasanta, en Italia.

El cono fue construido con una lámina de cobre de un milímetro.