Este lunes, los Indios de Cleveland se dejaron la Central de la Liga Americana

Por: Cristian Brenes, Steven Oviedo 27 septiembre, 2016
Coco Crisp, de los Indios de Cleveland, celebra con José Ramírez (11) después de conectar un cuadrangular ayer ante los Tigres. | AFP
Coco Crisp, de los Indios de Cleveland, celebra con José Ramírez (11) después de conectar un cuadrangular ayer ante los Tigres. | AFP

La postemporada de las Grandes Ligas toma forma, pues seis de los diez puestos ya están totalmente definidos.

En la Liga Americana, este lunes por la noche los Indios de Cleveland vencieron 7-4 a los Tigres de Detroit, con lo que amarraron el banderín de la Central.

Los Rangers de Texas ya tenían asegurada la primera posición en su división y los Medias Rojas de Boston sellaron su pase a los playoffs , pero aún no aseguran el primer lugar de la División Este de la Americana.

“Considero que en la lucha por el comodín, Los Astros se pueden aprovechar de la guerra de gladiadores donde se eliminarán los Tigres contra los Indios. Mientras que Toronto juega tres partidos contra Orioles y ahí tratará de ganar el comodín”, señaló Mauricio Alpízar, técnico de béisbol y analista.

Por su parte, en la Liga Nacional, los Cachorros de Chicago dominaron a placer en la Central y practican el mejor béisbol en las Grandes Ligas. Los Nacionales se apoderaron del Este y los Dodgers coronaron el Oeste.

La lucha más encarnizada la viven los Mets, los Gigantes y los Cardenales. Estos tres equipos procuran dejarse los dos cupos de comodines.

Los metropolitanos y los de San Francisco parten con una ligera ventaja numérica de cara a la última semana de la fase regular. Sin embargo, no se pueden descuidar, ya que el calendario parece ser más favorable para el conjunto de San Luis.

“Los Mets y los Cardenales tienen ventaja en la lucha por el comodín. San Luis será local en los siete partidos de su cierre y ante oponentes no tan complejos, como los Rojos y los Piratas, mientras que los de Nueva York se toparán con unos Marlins afectados y unos Phillies rezagados”, agregó Mauricio Alpízar.