Por: José Luis Rodríguez C. 1 septiembre, 2014

Washington D.C. Preguntado cuatro años después de lo que había sentido aquel 14 de octubre en la capital estadounidense, Rene Simoes, brasileño, dijo que fue el peor momento de su carrera como entrenador.

Centeno no lo cree. La Sele fue eliminada de Sudáfrica 2010. | ARCHIVO
Centeno no lo cree. La Sele fue eliminada de Sudáfrica 2010. | ARCHIVO

Ese día, a 20 segundos de que el árbitro mexicano, Benito Armando Archundia, pitara el final del encuentro, Jonathan Borstein marcó el empate a dos que le arrebató a Costa Rica el pase directo al Mundial de Sudáfrica 2010.

Aquel pasaje, aunque ya fue superado con un octavo puesto en el pasado Brasil 2014, regresará a la cabeza del país cuando la Tricolor se mida este miércoles frente a Nicaragua por la primera jornada de la Copa Centroamericana 2014.

El juego será en el estadio Robert F. Kennedy Memorial, que se encuentra ubicado en el Distrito de Columbia y con capacidad para unos 45.000 espectadores.

De aquel juego se recuerda la poca malicia de Pablo Herrera para no esconder la pelota cuando la tuvo en campo norteamericano, y la mala marca en el centro de la defensa, donde Borstein hincó a Keylor Navas con un certero cabezazo.

Luego vino el repechaje ante Uruguay, Costa Rica perdió su chance de estar en Sudáfrica, mas quedó marcada para siempre por aquel 14 de octubre del 2009, cuando Rene Simoes vivió el pasado más duro de su carrera.

Este miércoles la Tricolor regresa a aquella cancha, pero se espera que para este miércoles el recuerdo de la capital estadounidense sea mucho mejor que aquella noche.