Por: Kenneth Hernández Cerdas 6 septiembre, 2016
Felipe Baloy (23) es, a sus 35 años, el mayor de los seleccionados panameños. Él juega con la escuadra canalera desde 2001. | ARCHIVO
Felipe Baloy (23) es, a sus 35 años, el mayor de los seleccionados panameños. Él juega con la escuadra canalera desde 2001. | ARCHIVO

Aunque el último tropiezo camino a Brasil 2014 suponía el adiós de la generación que elevó el nivel del fútbol panameño, la ronda final camino a Rusia 2018 se presenta como la última oportunidad de una vieja camada para llegar a un mundial.

Si bien no será el equipo que se enfrentará esta noche a Costa Rica (7:30 p. m.), pero sí el que jugará la hexagonal, el once base de los canaleros tiene la particularidad de que la mayoría de sus hombres tienen en sus espaldas entre dos y cuatro eliminatorias mundialistas.

El verdadero Panamá que chocará con la Sele en la hexagonal posee en sus filas a seis jugadores que vienen del proceso de Alemania 2006, uno desde Sudáfrica 2010, tres de Brasil 2014 y solo uno se estrenó en el presente camino a Rusia 2018.

Hombres como Felipe Baloy (35 años ), Blas Pérez (35), Jaime Penedo (34), Gabriel Gómez (32), Adolfo Machado (31) y Román Torres (30) son los rostros veteranos de una selección que se niega a aplicar el recambio y apuesta a la espuela para firmar el pasaje a la cita en suelo ruso.

“Es nuestra gran oportunidad”, dijo Baloy al comienzo de la actual eliminatoria. “Vamos a llegar al Mundial, pero el camino será largo”, subrayó el zaguero. Al menos el primer paso está dado, de su trabajo dependerá torcer la historia reciente.

Etiquetado como: