Jugadores de la Tricolor reconocen que Haití los hizo sudar de más

Por: José Pablo Alfaro Rojas 13 noviembre, 2015
El volante Johan Venegas tuvo una acción clara de gol en la etapa inicial, pero intentó bañar al arquero Johny Placide y la pelota se quedó corta. En la inicial, Costa Rica fue muy superior a los haitianos. | RAFAEL PACHECO
El volante Johan Venegas tuvo una acción clara de gol en la etapa inicial, pero intentó bañar al arquero Johny Placide y la pelota se quedó corta. En la inicial, Costa Rica fue muy superior a los haitianos. | RAFAEL PACHECO

En el vestuario de la Sele reconocen que Haití hizo sudar de más al equipo en la etapa complementaria, en gran medida porque la zona de creación perdió la precisión en el pase y le entregó la pelota a su adversario.

Esto provocó una disminución en la generación de jugadas de peligro y les permitió a los caribeños adueñarse del partido durante los primeros 25 minutos de la segunda etapa.

“Nadie dijo que iba a ser fácil ganar. Nos faltó tranquilidad en la medular y claridad para rematar el partido cuando se tuvieron las opciones”, explicó el zaguero Giancarlo González.

Ciertamente, la retaguardia de la Tricolor tuvo que emplearse a fondo para contrarrestar los embates de los caribeños.

Pese a que Haití dominó el balón, la Selección evitó que los atacantes rivales pisaran su área con claridad. En la única opción clara, Patrick Pemberton intervino de forma soberbia para mantener su arco en cero.

“Fue un partido difícil. Me parece que al final sufrimos de más y nos faltó calma para controlar los tiempos del juego”, estimó Rándall Azofeifa.

Lo cierto es que la salida de Celso Borges por lesión le restó claridad a la Tricolor en la salida y en la recuperación de balones.

Al superar el 30’, la Sele equilibró las acciones pero le faltó la profundidad en el último pase que sí se tuvo en la etapa inicial, cuando Joel Campbell, Bryan Ruiz y Borges se aproximaron a la meta rival con pases filtrados y un juego claro de elaboración.

Por estas vías, generó ocho opciones de gol en la inicial.

“El equipo se enredó un poco con la pelota pero es difícil también en el arranque de la eliminatoria. Lo ideal es sentirnos cómodos siempre, pero es aún más valioso ganar los puntos”, apuntó el volante Cristian Bolaños.

Lo cierto es que Costa Rica mostró dos caras: la de la inicial, con un fútbol punzante y de más solvencia en el último pase, y la del complemento, en la que se perdió la posesión y se optó por luchar y sostener el 1 por 0. Al final se sufrió, pero se ganó.