El seleccionador nacional realizó cuatro variantes en el once titular. El lateral izquierdo cumplió, David Guzmán se vio regular, Dave Myrie lució inseguro en la marca y Álvaro Saborío aportó con una asistencia a gol

Por: José Pablo Alfaro Rojas 11 julio, 2015

Redacción

Las cuatro variantes de Paulo Wanchope en el once inicial marcaron poca diferencia ante El Salvador, sin embargo, el lateral izquierdo Francisco Calvo fue el de mejor desempeño.

El técnico utilizó a Dave Myrie, David Guzmán, Álvaro Saborío y Calvo desde el pitazo inicial, en lugar de Cristian Gamboa, José Miguel Cubero, Johan Venegas y Júnior Díaz, quienes jugaron como titulares ante Jamaica.

Calvo lució seguro en la mayoría de acciones de peligro de los cuscatlecos; ganó en cuatro oportunidades en el uno contra uno, realizó tres centros al área rival, recuperó seis balones por su costado y logró que la banda izquierda luciera más sólida con respecto a lo que venía realizando Júnior Díaz.

El futbolista lució concentrado en el repliegue y la anticipación. Incluso, la mayoría de ataques de los salvadoreños se produjeron por la banda derecha de la Tricolor.

En esa zona, Chope se vio obligado a hacer un cambio debido a la lesión de Cristian Gamboa. En su lugar apareció Myrie quien falló en las coberturas y aportó poco en ataque. Le robaron la espalda en cuatro oportunidades y El Salvador desplegó la mayoría del juego ofensivo por su banda y lanzando pases largos a la espalda de los centrales.

Arturo Alvárez de El Salvador ante Francisco Calvo de Costa Rica en el segundo juego de ambas escuadras en la Copa Oro.
Arturo Alvárez de El Salvador ante Francisco Calvo de Costa Rica en el segundo juego de ambas escuadras en la Copa Oro.

En el mediocampo, David Guzmán suplió a José Miguel Cubero con un rendimiento regular. Su labor era darle salida al equipo desde atrás y darle equilibrio al plantel, pero en el segundo apartado sufrió demasiado, pues volvió a quedar un hueco grande entre los volantes y los zagueros, sobre todo en los contragolpes del rival.

Fue valioso en el pase largo pero quedó debiendo en la recuperación del balón.

Por último, Saborío lució esforzado, luchando cada balón, pero sin claridad en el toque. Generó poco peligro en ofensiva y al final su aporte se redujo a la asistencia del gol anotado por Bryan Ruiz.

En general, el equipo mostró poca evolución con respecto al primer cotejo ante los isleños.

Según el capitán Bryan Ruiz, el equipo está perdiendo puntos por errores puntuales en el bloque defensivo.

"El Salvador hizo un buen partido, cometimos un error en el uno contra uno. No vamos a echarle la culpa a la defensa, pero hay que revisar que fue lo que pasó en esa última jugada de bola muerta y corregir de inmediato porque queda un partido que será a muerte", dijo Ruiz.