Por: Kenneth Hernández Cerdas 1 septiembre, 2016
la Sele acudiría con la camada de mayor madurez en comparación con las que han disputado los cuatro mundiales pasados.
la Sele acudiría con la camada de mayor madurez en comparación con las que han disputado los cuatro mundiales pasados.

Si se clasifica con el actual grupo de jugadores a Rusia 2018, la Sele acudiría con la camada de mayor madurez en comparación con las que han disputado los cuatro mundiales pasados.

Así se desprende de una proyección elaborada por La Nación tomando como referencia las edades de los actuales integrantes de la Tricolor cuando se inicie la próxima Copa Mundial (14 de julio de 2018).

En promedio, la Mayor registraría una media que rozaría los 30 años (29,88), la edad promedio más elevada comparada con los equipos patrios que participaron en Italia 90 (26,18), Corea Japón 2002 (26,86), Alemania 2006 (27,34) y Brasil 2014 (27).

Inclusive, en suelo ruso los referentes actuales ya tendrían sus tres decenios o los superarían, entre ellos, Celso Borges (30), Giancarlo González (30), Keylor Navas (31), Bryan Ruiz (32) y Rándall Azofeifa (33).

Los más veteranos serían Patrick Pemberton (36 años) y Johnny Acosta (34), en tanto, la juventud de Rónald Matarrita (23), Francisco Calvo (24) y Joel Campbell (25) haría el contraste generacional.

Edad ideal. Para el técnico y exmundialista Hernán Medford, Costa Rica asistiría a Rusia con hombres en la “edad perfecta”.

“Los 30 años es la edad madura y la ideal, ya que a esas alturas, un jugador tiene toda la experiencia necesaria para competir en un Mundial”, indicó el exdelantero, que jugó en los Mundiales de 1990 y 2002 con 22 y 34 años, respectivamente.

Según Medford, deportivamente, se puede competir “bien” y si, físicamente, el jugador se cuidó, rendirá sin ningún problema en el campo.

Carlos Hernández, exvolante de la Sele en Alemania 2006, señaló que, habitualmente, los mayores de 30 son quienes toman un liderazgo distinto en un certamen de relevancia absoluta.

“Yo lo viví porque fui al Mundial con 24 años y compartí con Rónald Gómez, Luis Marín y Mauricio Solís, quienes tenían más de 30 años, ellos eran la voz del entrenador en el camerino y quienes guiaban a los jóvenes”.

Milton Rivas, máster en Rendimiento Deportivo de la Universidad Nacional, recalca que si bien el punto álgido de un futbolista está entre los 26 y 29 años, al rozar los 30 y un poco más, el jugador tiene una mayor sabiduría táctica y técnica. “La Selección no tendría un equipo muy joven, pero tampoco veterano. No estaría mal porque habría un equilibrio en lo físico tomando en cuenta que los seleccionados viven en un alto rendimiento” , acotó.