Si triunfa en los dos juegos seguidos ante los isleños, avanzará a la hexagonal

Por: Cristian Brenes 18 noviembre, 2015

El promisorio arranque de la Tricolor en la cuadrangular eliminatoria le permite quedar a solo dos triunfos de avanzar a la hexagonal final de la Concacaf.

La Sele ganó sus dos primeros partidos ante Haití y Panamá, por lo que si derrota a Jamaica en los dos juegos consecutivos que afrontará ante los antillanos en marzo, será inalcanzable para sus rivales.

Incluso, con un triunfo y un empate ante los reggae boyz casi aseguraría su participación en la ronda decisiva.

La Nacional tendría que perder todos sus juegos restantes y Jamaica ganar sus enfrentamientos, para que se dé un doble empate a 10 unidades.

Ciertamente, el panorama de la Selección se vislumbra muy positivo, pues el desempeño del equipo en la cancha va de la mano con los buenos resultados.

“Fue un inicio muy bueno. Con estas dos victorias ya se ganó el 40% de la cuadrangular, pero hay que estar tranquilos y no confiarse”, dijo Giancarlo González.

En el vestuario de la Sele se mostraron muy satisfechos con la gallardía que tuvo el equipo para reemplazar las bajas y controlar el ímpetu de Panamá.

“El grupo debía ser inteligente. Se planteó el partido para ganarlo desde el inicio; se propuso, se tuvo el balón y se trabajó la victoria”, dijo Christian Gamboa.

infografia
El libreto de Óscar Ramírez funcionó a cabalidad desde la línea de recuperación, en donde Esteban Granados y Rándall Azofeifa se vieron aplomados para bloquear el juego vertical de los canaleros en ofensiva.

También le da tranquilidad a Óscar Ramírez que los hombres de relevo aparecieran en el momento de más necesidad.

“No era fácil debutar en una eliminatoria acá. Lo bueno es que Óscar cuenta con muchos jugadores que le han respondido bien”, dijo Kéndall Waston.

El estratega de la Mayor explicó que era muy valioso para el equipo contar con una lista de futbolistas que le permitiera resentir lo menos posible las bajas.

Precisamente así sucedió. Costa Rica sumó los seis puntos con dos equipos muy distintos.

El propio Jaime Penedo, arquero de Panamá, reconoció que la Tricolor nunca rompió su estructura pese a las ausencias.

“Costa Rica sabía a lo que jugaba. Quería contragolpear y salir rápido hacia arriba para dejar a sus delanteros mano a mano con nuestros defensas y les salió bien”, reconoció el meta.