Integrantes no hablaron con la prensa en su llegada al aeropuerto internacional Tocumen, en donde tampoco fueron recibidos por aficionados.

Por: Cristian Brenes 16 noviembre, 2015

Panamá

Con hermetismo total, con un grado de concentración máxima y sin presencia de aficionados. Así llegó la Selección Nacional de Costa Rica la tarde de este lunes, al aeropuerto internacional Tocumen, para disputar el partido eliminatorio, de este martes ante Panamá, a las 7:30 p. m.

— Cristian Brenes (@CristianB_LN) noviembre 16, 2015

La delegación tica, encabezada por Óscar Ramírez, tenía la orden de no hablar con los comunicadores y la cumplieron a cabalidad, algo que extrañó a panameños y ticos, pues fue lo opuesto a lo que hizo la Selección canalera el domingo, cuando se entrenó a puerta abierta, durante dos horas en Ciudad de Panamá.

El único que dio una breves declaraciones sobre el viaje fue Rodolfo Villalobos, presidente de la Fedefútbol.

"Bien, bien, el vuelo tranquilo, los jugadores venían muy concentrados y cuando llegamos a Migración, todo fue rápido, nos habilitaron tres ventanas exclusivas para la Selección", comentó rápidamente Villalobos.

Otro punto que llamó la atención en el arribo del combinado patrio fue que no se escuchó a un solo costarricense gritar el "ticos, ticos" para recibir a la Sele, sino que fueron los mismos compatriotas, quienes viajaban en el chárter que trasladó a la Selección, los que alentaron a los jugadores.

A su llegada, la Nacional ingresó a un autobús de lujo custodiado por policías locales, para trasladarse de inmediato al hotel de concentración, The Westin Panamá.

Desde las 5 p. m., de este lunes (hora tica), la Tricolor realizará su reconocimiento de cancha del estadio Rommel Fernández, siempre y cuando el clima se lo permita.

Etiquetado como: