Según datos de la FIFA, Costa Rica tiene el invicto vigente más largo del planeta

Por: Gabriel Vargas B. 7 octubre, 2014
Pantalla completa Reproducir
1 de 6

Los fogueos de la Sele en Asia contra Omán y Corea del Sur no se utilizarán solo para probar algunas nuevas caras, sino que será la oportunidad de alargar un poco más esa racha invicta de nueve juegos que se lleva en el 2014.

Ésta, según le informó el departamento de prensa de FIFA en Zúrich a La Nación , es la marca vigente más larga en todo el orbe.

La última derrota que sufrió la Tricolor fue contra Japón, 1-3 en partido amistoso que se disputó en Estados Unidos el 2 de junio.

Desde entonces Costa Rica empató con República de Irlanda 1-1 en otro fogueo en EE. UU.. Y, en el Mundial Brasil 2014, derrotó a Uruguay (3-1) y a Italia (1-0), empató con Inglaterra (0-0), Grecia (1-1) y Holanda (0-0). Después, en la Copa Uncaf, le ganó a Nicaragua (3-0), igualó con Panamá (2-2) y venció a Guatemala (2-1).

Al acecho. Además, si la Tricolor no pierde contra Omán el próximo viernes empatará la seguidilla que consiguió Holanda entre el 2013 y 2014, la cual se terminó con la derrota 0-2 ante Italia en un duelo amistoso, el pasado 4 de setiembre.

Además, frente a Corea del Sur se podría igualar la marca que obtuvo Argentina de 11 juegos sin derrota, que cayó contra Alemania en la final del Mundial.

Precisamente los teutones son los que tienen la marca reciente más extensa, pues estuvieron 18 juegos invictos entre 2013 y 2014. Acabó a mano de los argentinos, a modo de revancha, en el amistoso que se disputó hace un mes.

Es por eso que el récord de Costa Rica es el único que se mantiene vigente en este 2014.

La mejor racha invicta de Costa Rica en la historia fue entre el 2008 y el 2009 cuando acumuló 13 partidos sin resbalones entre eliminatoria, Copa Uncaf y amistosos.

Comenzó con el empate contra Granada 2-2, el 14 de junio, al mando de Hernán Medford y acabó con la derrota 0-2 en el estadio Azteca contra México, el 28 de marzo del 2009, a cargo de Rodrigo Kenton. Colaboró Rodrigo Calvo.