Macho considera que a sus estelares no se verán afectados para lo que resta de la eliminatoria, contrario a lo que pasó en 2009 cuando la Tricolor se derrumbó y no fue al Mundial

Por: Cristian Brenes 16 junio
Bryan Ruiz celebró el segundo gol de la Sele cuando solo faltaban unos minutos para el cierre de la etapa inicial. | RAFAEL PACHECO
Bryan Ruiz celebró el segundo gol de la Sele cuando solo faltaban unos minutos para el cierre de la etapa inicial. | RAFAEL PACHECO

Apenas pasaron segundos luego de que Óscar Ramírez comunicara la lista de convocados para la Copa Oro 2017, para que llegara a la mente el tormentoso recuerdo de la eliminatoria rumbo a Sudáfrica 2010.

Al igual que sucedió en aquella ocasión con Rodrigo Kenton como estratega, el Macho no se guardó prácticamente nada para el certamen del área y optó por llamar a la base de la Selección que disputa la hexagonal camino al Mundial de Rusia 2018.

Ramírez dice no temerle a ningún fantasma. Por ende, usa la planificación como aliada para evitar que su equipo se desplome del segundo lugar y termine acarreando cansancio en lo que resta de la ruta mundialista. Hace ocho años, la Tricolor se derrumbó posterior a la Copa Oro, pues pasó del primer lugar de la hexagonal al repechaje, el cual perdió contra Uruguay.

Óscar afirma que el presente es muy diferente, y que llevar a futbolistas que suelen estar en su 11 estelar (como Christian Gamboa, Bryan Oviedo, Rónald Matarrita, Johnny Acosta, Giancarlo González, Rándall Azofeifa, Johan Venegas, Bryan Ruiz, Joel Campbell y Marco Ureña) se da luego de un análisis profundo.

"Hay circunstancias individuales, hay argumentos de poca participación de algunos de los muchachos, hay temas de que al final no fueron tomados en cuenta en sus equipos, por lo que valoramos aspectos integrales, principalmente la gente de Europa, y pusimos en la balanza qué era lo mejor", señaló.

Keylor Navas y Celso Borges serán los únicos que contarán con descanso, mientras que Christian Bolaños y Kendall Waston quedaron fuera por lesión, para el torneo que se diputará del 7 al 26 de julio en Estados Unidos.

El Macho dejó entrever que sus habituales no necesariamente estarán de arranque en la Copa Oro. El timonel quiere observar a otras figuras que gozaron de pocos minutos con la Sele y también a quienes dan sus primeros pasos en el combinado patrio, como Juan Pablo Vargas, Jimmy Marín o José Leitón.

"Será interesante ver a esos muchachos participando y tomando armas. Hay una base de los grandes, con ellos conversamos y llegamos a la conclusión de que nos pueden acompañar y hacer trabajo táctico y físico con nosotros", recalcó.

Trago amargo. Previo a la Copa Oro del 2009, Costa Rica vivía un sueño. Era líder de la hexagonal con 12 puntos en cinco partidos, tras cuatro victorias y solo una derrota. Además, en la cuadrangular previa pasó caminando con puntaje perfecto en seis duelos. Sin embargo, todo se convirtió en pesadilla tras el certamen del área.

Rodrigo Kenton fue despedido luego de tres derrotas al hilo (Honduras 4-0, México 0-3 y El Salvador 1-0). La Nacional únicamente sumó cuatro unidades en la segunda vuelta y terminó sin el boleto, relegada al repechaje ante Uruguay.

Kenton fue duramente criticado por no darle descanso en la Copa a estelares como Keylor Navas, Michael Umaña, Freddy Fernández, Celso Borges, Wálter Centeno, Álvaro Saborío, Andy Furtado y Armando Alonso.

La experiencia marcó a una generación que se quedó fuera de Sudáfrica 2010, en parte por ir a buscar un certamen en el que finalmente se llegó a semifinales y cayeron en penales a manos de México.

Óscar Ramírez afirma que no se debe temer a que ocurra algo similar. El combinado que dirige marcha segundo con 11 puntos y a su parecer se amarrará el pase a Rusia 2018 en los cuatro partidos que faltan.