15 julio, 2015

Costa Rica hizo un juego para buscar la clasificación, sin arriesgar, apostando a balones largos y tratando de ganar la segunda pelota para genera peligro. Se hizo un partido discreto para asegurar el boleto y eso se evidenció en el cierre, cuando se pasó a una línea de cinco defensores con un solo punta rápido para intentar sostener el resultado ante Canadá.

En términos generales, la producción en ofensiva fue muy escasa. Se sigue debiendo mucho en la posesión de balón, las combinaciones y el juego de asociación porque el equipo no funciona adecuadamente en la zona media.

Marvin Solano: ‘Se hizo un juego para clasificar’
Marvin Solano: ‘Se hizo un juego para clasificar’

Además, falta desequilibrio por los costados en ofensiva, llegar con más jugadores al área, mejorar la recuperación de balón, ejercer más presión y ponerle más atención a la táctica fija en defensiva porque el equipo se ve inseguro. Sumado a esto, las transiciones defensa a ataque no se están efectuando con velocidad correcta.

Por su parte, la defensa estuvo aplicada y se vio bien por lapsos, pero contra un rival que no juega con el balón pegado al piso y que apuesta mucho al pelotazo, lo que facilita el accionar.

Lo positivo es que se pasa a la siguiente ronda, pese a tener un desempeño mucho menor al esperado y a partir de ahí se puede tomar confianza y corregir las principales falencias. Hay mucho que resolver.