En Tricolor promedia un gol cada juego y medio; en clubes necesita más de cinco

Por: José Pablo Alfaro Rojas 2 septiembre, 2015

La casaca de la Tricolor despierta el olfato goleador de Marco Ureña, pese a que en sus clubes no ha sido eficaz en la red.

Desde el 2011, cuando debutó en la Sele , hasta la fecha, el artillero suma 1.236 minutos en el combinado patrio y durante ese tiempo aportó nueve goles.

Esto quiere decir que realizó un tanto cada 1,52 juegos.

En cambio, durante ese mismo periodo pero en Alajuelense, Kuban Krasnodar de Rusia y el FC Midtjylland de Dinamarca, jugó 1.510 minutos y marcó tres tantos; es decir, perforó la cabaña rival cada 5,5 partidos.

En ambos casos sufrió largos periodos de inactividad que le impidieron anotar con mayor regularidad. Sin embargo, el combinado Mayor le favoreció para recuperar su olfato.

Incluso, antes de anotarle a Uruguay en Brasil 2014, el artillero tenía dos años y 11 meses de no celebrar un gol.

En su club no había logrado marcar durante esta etapa y su último tanto se produjo en un amistoso que disputó la Nacional ante Venezuela en el 2011.

Pese a que estuvo casi dos años fuera de la Mayor, producto de un conflicto con el técnico Jorge Luis Pinto, el atacante volvió para anotar ese tercer gol ante los suramericanos.

Ureña ingresó de variante en el compromiso que disputó la Nacional ante Paraguay, el pasado 26 de marzo en el Nacional. | GRACIELA SOLÍS
Ureña ingresó de variante en el compromiso que disputó la Nacional ante Paraguay, el pasado 26 de marzo en el Nacional. | GRACIELA SOLÍS

“Hay jugadores de club y de Selección, hay una diferencia. Marco ha convencido a la mayoría de técnicos de la Sele de que lo llamen pese a que juega poco en sus equipos. Por algo será”, comentó el goleador histórico de la Mayor , Rolando Fonseca.

El promedio de Ureña no es despreciable, si se compara con el de otros atacantes como Joel Campbell y Bryan Ruiz.

El futbolista del Arsenal anota un gol cada de 3,88 duelos, mientras que el capitán de la Mayor marca cada 3,69 cotejos.

Hasta el propio Óscar Ramírez reconoció el día de su presentación que convocaba de nuevo al delantero, a quien Paulo Wanchope dejó fuera de Copa Oro, en busca de anotaciones.

“Ureña es importante por la variabilidad que me da en ataque. Él puede aprovechar bien los espacios en la ofensiva y tiene gol”, explicó Machillo.

Arma en ataque. El llamado del jugador para los amistosos ante Brasil y Uruguay (del 5 y 8 de setiembre) se produce en un momento clave para la Selección Nacional pues el timonel patrio solo tendrá 22 días de trabajo efectivo de cara al debut eliminatorio ante Haití o Granada.

Sumado a ello, no contará con David Ramírez, castigado con dos juegos por la Concacaf, a causa de los airados reclamos que hizo durante el duelo ante México por la Copa Oro.