Por: Fiorella Masís 23 julio
Marco Ureña no pudo llegar antes al balón que el portero estadounidense Tim Howard.
Marco Ureña no pudo llegar antes al balón que el portero estadounidense Tim Howard.

Dallas.

Marco Ureña admite que dos veces tuvo la posibilidad de cambiar el rumbo del partido ante Estados Unidos, con las ocasiones de gol que falló, una en la primera parte y otra en la segunda.

Pese a ello, pide tranquilidad a la afición, pues recuerda que no tenían variantes ofensivas debido a las lesiones.

A la vez, dice que tuvo que sacrificarse mucho arriba, peleando cada pelotazo que le enviaban sus compañeros, lo que provocó un gran desgaste.

Empezó esta Copa Oro con una anotación ante Honduras, pero en este juego frente a Estados Unidos falló dos opciones claras. ¿Qué análisis hace de esta situación?

A estos niveles no se puede perdonar y nos la cobró Estados Unidos. Yo tuve una en el primer tiempo y otra en el segundo, mientras que ellos tuvieron dos ocasiones y las concretaron; esa es la diferencia en estos partidos.

¿Qué sintió al ver que instantes después de fallar una anotación, Jozy Altidore hizo el primero para Estados Unidos?

Imagínese, se me vino el mundo encima, pero sabíamos que el equipo estaba muy bien parado y podíamos reaccionar para generar otra opción; sin embargo, nos cayó el segundo gol y por ahí es difícil ante este rival.

Queda la lección de que se necesita un goleador. ¿Qué opina?

Todo equipo necesita goles, pero nuestra Selección tiene la particularidad que hoy anota Bryan Ruiz, mañana Joel Campbell, luego Johan Venegas, después yo, luego Christian Bolaños; hay varios que tomamos esa batuta de goleo y uno quisiera meter todas las acciones que provoca, nadie quiere fallar, pero es difícil estar arriba solo, desgastado de piernas, y cuando llega a definirla tiene que estar fresco y es muy difícil así cuando aparecen esas opciones.

¿Queda la espina para la hexagonal?

Creo que fue un buen partido para los dos, esta es la selección de ellos, no es más que eso. Para nosotros fue difícil no tener variantes y esperamos llegar con la selección completa en setiembre y enfrentar un partido mucho mejor, con más vocación ofensiva, porque la parte táctica estuvo muy bien, pero creo que nos faltó un poquito en ofensiva.

¿Cómo manejar la parte anímica para el juego eliminatorio de setiembre?

Creo que la Selección está muy fuerte, no vamos a mezclar la Copa Oro con la eliminatoria hacia el Mundial, aunque la Copa fue muy buena, llegamos invictos acá, hicimos anotaciones, se ganaron partidos importantes, hicimos muchos puntos. El equipo está muy fuerte, a pesar de las lesiones que tuvimos, que fueron cinco (Johan Venegas, Bryan Oviedo, Joel Campbell, Cristian Gamboa y Ariel Rodríguez), siempre estuvimos fuertes, siempre peleamos hasta el final, a pesar de no tener variantes que nos llegaran a oxigenar; por eso hay que respetar ese trabajo.