Popeye afirma que la Sele aún tiene una vida, cuando se juegue la clasificación ante Panamá este viernes a las 8 p. m. Insiste en que la formación es lo más importante, pese a que reconoce que los entrenadores viven de resultados.

Por: Kenneth Meléndez 1 marzo
Marcelo Herrera tuvo momentos de tranquilidad y muchos otros de tensión durante la victoria de Costa Rica 2-1 ante Bermudas.
Marcelo Herrera tuvo momentos de tranquilidad y muchos otros de tensión durante la victoria de Costa Rica 2-1 ante Bermudas.

Estadio Nacional

El entrenador de la Selección Sub-20, Marcelo Popeye Herrera, asegura que la presión y los nervios son los factores que más han perjudicado el rendimiento del combinado juvenil.

Popeye afirma que la Sele aún tiene una vida, cuando se juegue la clasificación ante Panamá este viernes a las 8 p. m., e insiste en que la formación es lo más importante en este momento, pese a que reconoce que los entrenadores viven de resultados.

¿Cómo está el equipo anímicamente después de caer ante Honduras?

Después de una derrota nadie está contento, nadie está tranquilo ni con un buen ánimo y más con todo lo que nos estamos jugando, pero vamos a trabajar para que los muchachos lleguen bien al viernes. Lo sabíamos y lo repetimos, tenemos una vida más, para nosotros no es nuevo, el fútbol es así y hay que aceptarlo y trabajar.

¿Podría analizar el desempeño del arquero Mario Sequeira?

Qué difícil de tan largo poder hablar de Mario en cuanto a los goles y el error del primer tiempo, que por ahí nos puso a todos un poco incómodos y nerviosos. Quiero ver la jugada para evaluar qué sucedió para no caerle al arquero. En definitiva hubo que marcar a esos jugadores, había varias marcas sin nada. Sabíamos que iban a tirarle ahí y eso es lo que más bronca da. Caerle a Mario es injusto.

¿Por qué ha costado tanto luego de muchos entrenamientos y cambios?

Nos pasó lo mismo en Honduras (premundial Sub-17), teníamos la chance contra Canadá y fuimos con la misma intención y después nadie evaluó si hace mucho o poco habíamos trabajado. Creo que la mayoría de ustedes es la primera vez que nos ve jugar, entonces que hagan una evaluación de lo que nosotros hacíamos antes me parece medio injusto. Hemos jugado línea de cuatro, línea de tres, hemos alternado tres volantes, dos volantes. Siempre hemos estado enfocados en la formación. Hemos tenido mucho tiempo de preparación, estoy agradecido por todo el respaldo que me han dado, pero los rivales también han mostrado lo suyo. Creo que hemos dominado gran parte del partido y jugando al fútbol.

Al margen del resultado, ¿cómo analiza su rendimiento al mando del equipo?

(Risas). Siempre cuando se pierde el entrenador va a estar con la guillotina preparada y hay muchos que están con el cuchillo y el tenedor esperando. Los que tienen que evaluar son los que saben en la Federación, yo luego voy evaluar el crecimiento que viene atrás. Hay Sub-20, Sub-17, Sub-15 y selecciones regionales. No es de ahora, es que se viene con mucho trabajo atrás.

¿Cuál es el aspecto que más le ha perjudicado a su equipo?

Los nervios. No hemos sabido manejar los tiempos del partido. Después del gol lo primero que dijimos fue 'tranquilos'. Eso te juega en contra, son chicos de 19 años y están viviendo su primera experiencia. No es fácil para ellos la presión de clasificar. Hemos llegado con inmejorables condiciones. Lo que yo también veo es que estos pibes corren y se matan por la camiseta y de eso no se puede decir nada.