El delantero debe cruzar medio mundo y volar más de un día entero para incorporarse a los trabajos de la Tricolor con miras a los compromisos eliminatorios rumbo al Mundial de Rusia 2018

Por: Juan Diego Villarreal 1 junio
El delantero Ariel Rodríguez entrenó este jueves con la Tricolor en el Proyecto Gol en San Rafael de Alajuela.
El delantero Ariel Rodríguez entrenó este jueves con la Tricolor en el Proyecto Gol en San Rafael de Alajuela.

Tener que subir a un avión y pasar más de 25 horas volando entre una y otra escala para llegar a Costa Rica e incorporarse a los trabajos de la Selección Nacional, no desaniman al delantero Ariel Rodríguez.

El atacante del Bangkok Glass FC de Tailandia confesó que para él no representa ningún sacrificio hacer el extenuante periplo y recorrer más de medio mundo con tal de vestir la roja en las duelos ante los panameños el 8 de junio y ante los trinitarios el 13, rumbo al Mundial de Rusia 2018.

"La gente me dice que es muy cansado y eso, pero siempre que he venido no me ha afectado. Por ejemplo, yo llegué a las 8:20 de la noche del lunes y el martes a las 7 de la mañana ya estaba entrenando. No sentí nada diferente y me da tranquilidad saber que tengo fuerzas y deseos para entrenar", comentó Rodríguez.

En ese lapso de tiempo el ariete comentó que aprendió a tener serenidad y matar el tiempo de diferentes formas para afrontar el viaje.

"Aprendí a disfrutar esos viajes tan largos, a tener paciencia porque son oportunidades que da la vida. No todo el mundo tiene la opción de cruzar el mundo para jugar con la Selección, yo lo veo así porque es una experiencia muy bonita. Parezco un niño porque me gustar ver por la ventana del avión por dónde voy y lo disfruto", agregó Rodríguez.

Ariel indicó que busca la manera de entretenerse en el largo viaje para no aburrirse.

"La paso durmiendo, obviamente intento relajarme, por eso viajo con mi computadora, en la cual veo películas, escucho música, camino en el avión y me vuelvo a dormir. Uno aprende a convivir con todo eso y en lo personal me gusta", admitió Rodríguez.

El delantero confesó que el llamado a la Tricolor llegó en buen momento porque se viene recuperando de una sobrecarga en el abductor de su pierna izquierda, por lo cual se perdió cinco partidos, pero en los dos últimos compromisos del club volvió a jugar, y por eso le agradece al técnico Óscar Macho Ramírez la confianza al convocarlo.

"Siento se me han dado las cosas y por eso se fijaron en mi trabajo. Pero más allá de las estadísticas o el rendimiento, me parece que los delanteros que llamó el entrenador han respondido, como el caso de Marco Ureña, Johan Venegas, Joel Campbell, y uno también debe aportar al grupo. Para mí estar en el plantel junto a Keylor (Navas), Bryan (Ruiz), Celso (Borges) es un privilegio, por lo que trato de absorber de todos ellos y tener la oportunidad de unirnos para pelear por todo un país y la ilusión de llegar al Mundial", expresó Rodríguez.

En cuanto a su vida en Tailandia, el artillero confesó que se adaptó de la mejor manera, pues es un país superdesarrollado, en su criterio, donde se puede tener de todo.

"Tengo una alimentación sana, como lo que como aquí en Costa Rica. Obviamente, está la cultura tailandesa y disfruto de su gastronomía, la cual es muy variada y me encanta. Además es barata. Es muy rica, no es nada diferente y no se come perro, como dicen. Por ejemplo, donde vivo hay un súper internacional y allí encuentro queso, mantequilla, queso crema y otros productos. Me siento como en casa", subrayó Rodríguez.

Etiquetado como: