Equipo no ha ganado en el 2015; además, las críticas en el país son diarias

Por: Esteban Valverde 19 julio, 2015

New Jersey. EE.UU.

Costa Rica saldrá hoy a las 5:30 p. m. (hora tica) con la obligación de vencer a México, no solo para seguir con vida en la Copa Oro, sino también para limpiar la manchada imagen que dejó en la primera fase.

El desempeño del equipo alcanzó apenas para clasificar como segundo lugar del Grupo B, por abajo de Jamaica.

La Nacional jugará con la presión de las constantes críticas, además de una afición que exige ver al fin un estilo de juego definido, sin importar el rival, situación que no ha logrado el equipo en toda la Copa.

Pero también hay otros factores que se arrastran como, por ejemplo, no poder ganar en ocho partidos disputados en todo el 2015 y los constantes errores defensivos, no por funcionamiento sino por descuido, hecho que generan tensión antes de un juego tan importante.

“A como sea, quiero ganar, no me interesa cómo, así sea con un gol con la mano, es lo que el grupo quiere. Tal vez no podamos jugar bonito, pero lo importante es eliminar a México”, afirmó el guardavallas Esteban Alvarado.

Por otra parte, también se cuenta con un rival que saldrá a morir dentro del campo, ya que vive una situación similar y la prensa azteca no le perdonaría a Miguel Piojo Herrera una eliminación tan temprana del certamen del área.

En la previa, pareciera que se disputará un verdadero partido de vida o muerte, donde el vencedor revivirá y el perdedor no tendrá posibilidad de recuperación.

“Es una final adelantada para nosotros, el equipo trabaja con un entusiasmo diferente. Esperemos canalizar la adrenalina que tiene el grupo y usarla como tiene que ser”, destacó Deyver Vega.

Júnior Díaz manifestó que el trabajo que se haga tiene que ser perfecto, y no se pueden permitir las desconcentraciones.

“Sabemos que es un partido que hay que ganarlo porque hay que aspirar fuerte a ganar la Copa Oro; hay que llegar claritos al partido para así no cometer fallos que nos puedan complicar”, declaró el zaguero.

José Miguel Cubero, volante contención, agregó que el grupo está con confianza, ya que ellos a lo interno consideran que vienen de menos a más en su nivel.

“Será un partido muy intenso y nadie regalará absolutamente nada. Lo que puedo decir es que nosotros venimos en alzada en el certamen y es bueno afrontar un partido así, en este momento”, valoró el futbolista.

Costa Rica afrontará este encuentro con un equipo muy similar al que empató a dos ante los mexicanos el 27 de junio, antes del torneo.

La Selección afrontará hoy 90 minutos en los que puede resurgir y salir del abismo o caer a un precipicio que puede dejar víctimas deportivamente hablando.