11 julio
El defensor Francisco Calvo celebra su anotación, ayer, ante la selección de Canadá en el segundo juego de Costa Rica en la Copa Oro. | AP
El defensor Francisco Calvo celebra su anotación, ayer, ante la selección de Canadá en el segundo juego de Costa Rica en la Copa Oro. | AP

Francisco Calvo es el jugador de Costa Rica que más goles ha anotado en lo que va del año.

El defensor, jugador y capitán del Minnesota United, celebró ya tres anotaciones en el 2017 con la camiseta tricolor.

A pesar de ser un defensa y de que está lejos de ser un titular definitivo, Calvo responde a sus minutos en la cancha y los traduce en goles.

El zaguero anotó en el juego de Copa Centroamericana que Costa Rica empató a uno con su similar de Honduras.

Luego, en la pasada fecha eliminatoria anotó en el primer minuto del juego ante Trinidad y Tobago en el Estadio Nacional, en el que Costa Rica venció 2 por 1 a los caribeños.

Y finalmente ayer volvió a hacer de las suyas al anotar el gol que dio el empate ante Canadá y que salvó un punto para la Sele en la Copa Oro.

El defensa se hace a un lado de los méritos y asegura que no podría hacer nada sin el equipo.

“Los goles que he metido con la Selección han sido por mis compañeros. También cierta virtud mía, pero porque lo practicamos y porque las cosas salen como tienen que salir”, aseguró el anotador del gol.

Este año, Costa Rica anotó solamente nueve goles en 11 partidos disputados.

Detrás de Calvo, en la lista de goleadores del año, marcha José Guillermo Ortiz, quien anotó dos goles ante Belice en la Copa Centroamericana.

Después de ellos, los demás solamente han logrado un gol cada uno.

Esa lista se completa con el defensor Kendall Waston y los atacantes Johan Venegas, Bryan Ruiz y Marco Ureña.

Muchas ocasiones. El frentazo que clavó ayer Francisco Calvo en el arco del arquero canadiense Milan Borjan fue el único remate que Costa Rica logró hacer efectivo.

Pero aparte de este, la Tricolor remató en 18 oportunidades más, de las cuales 14 fueron a marco.

La Selección Nacional demostró una vez más que su dominio en algunos lapsos del partido no los logra traducir en anotaciones.

Esto evidenció la poca efectividad de los delanteros nacionales de cara al arco rival.

Además, una gran efectividad de Francisco Calvo en sus minutos en la cancha cuando se pone la camisa nacional.

“Las Copas Oro siempre son muy reñidas y son partidos muy cerrados, nadie quiere regalar nada”, sentenció Calvo.