Los compañeros de la Selección Sub 20 que fue al Mundial Egipto reconocían su carisma bajo los tres tubos

Por: José Pablo Alfaro Rojas 19 junio, 2015
Esteban Alvarado comparte con Danny Carvajal y David Guzmán durante un entrenamiento de la Selección Nacional en el Proyecto Gol.
Esteban Alvarado comparte con Danny Carvajal y David Guzmán durante un entrenamiento de la Selección Nacional en el Proyecto Gol.

Esteban Alvarado no es un portero callado, ni de los que acepta quedarse siempre en el banquillo, relegado a la sombra de algún otro. Le encanta competir; en la primera práctica de Sele entra al campo, acomoda a su defensa, habla insistentemente con sus centrales. Tiene características de líder, pero pocos lo saben.

Desde la juventud, cuando custodió el arco de la Selección Sub 20 en el Mundial Egipto, sus compañeros reconocían su carisma bajo los tres tubos; sabían que fuera de la cancha era un tipo alegre y sonriente, pero adentro se transformaba.

"Afuera no es de hablar mucho, pero en los partidos es sumamente concentrado. Inspira confianza y se convierte en un líder", cuenta Josué Martínez, compañero de equipo en esa selección.

En la Mayor le tocó empezar de cero y con la referencia de Keylor Navas por delante, nada fácil. Pero en su club, el AZ Alkmaar, portó el gafete de capitán en varias ocasiones.

No es un detalle menor que un arquero costarricense de 26 años sea quien cargue la estafeta en un club con historia en el fútbol de Holanda.

El meta reconoció en su momento que le tocó asumir un rol distinto en el equipo. Le tocó madurar rápido y sacar a relucir su personalidad.

En la Mayor le llegó la hora de hacer lo mismo. La Tricolor tiene el objetivo de ganar la Copa Oro y los reflectores estarán sobre él. El arquero tendrá la gran oportunidad de demostrar que puede ser el guardavallas titular de la Selección.

Por lo menos así lo ve Patrick Pemberton, su compañero en la Nacional, quien dice que Alvarado tiene un roce internacional adquirido y una personalidad fuerte, que le permite liderar a la zaga.

"Esteban perfectamente puede ser un líder acá. Él juega en el extranjero y eso vale. Sabe ordenar a la defensa y tiene capacidad", añadió Pemberton.

Casi el mismo argumento tiene el asistente Luis Marín, quien destaca la constante comunicación del arquero con sus defensas, que le permite "dirigir al equipo desde atras", aprovechando la panorámica que le da su posición en el campo.