Si la Nacional suma un punto en Nueva Jersey, no hay posibilidad de que otra selección le quite el segundo lugar de la eliminatoria

Por: Fiorella Masís 30 agosto
El norteamericano Graham Zusi y el tico Francisco Calvo se enfrentaron en la semifinal de la Copa Oro 2017.
El norteamericano Graham Zusi y el tico Francisco Calvo se enfrentaron en la semifinal de la Copa Oro 2017.

Si de un panorama inmejorable se trata, la lógica dicta que lo mejor para la Selección Nacional es una victoria en su visita a Estados Unidos; sin embargo, el empate le permitirá acorazar el subliderato, sin importar los otros resultados.

Llevarse un punto de Nueva Jersey hará que la Tricolor llegue a 12 unidades, suficientes para proteger el segundo puesto, al menos hasta la siguiente jornada.

Tres unidades serían más que oro, pero la historia dice que el terreno estadounidense es árido para los ticos en fase eliminatoria, pues solo una vez han ganado ahí y fue hace 32 años.

Tomando esto en cuenta, incluso con el empate, los dirigidos por Óscar Ramírez pueden dar un paso seguro hacia Rusia 2018. El horizonte se vislumbra más claro si, además, México derrota a Panamá y Honduras cae de visita ante Trinidad y Tobago, aunque la igualdad en el Caribe también sería favorable.

Escenarios de la Tricolor.
Escenarios de la Tricolor.

En ese caso, los aztecas llegan a 17 puntos, confirmando su primer lugar, Costa Rica queda segunda (12), Estados Unidos le seguiría con nueve, el equipo canalero con siete, Trinidad (6) y los catrachos con cinco.

Es decir, las conclusiones para la Sele son positivas: se mantendría por encima del combinado de las Barras y las Estrellas, lograría aumentar su distancia respecto a Panamá y la H, que terminaría de última y casi herida de muerte, pese a que los trinitenses sí recortarían distancias, son seis puntos.

Los jugadores nacionales saben el juego de números y lo que puede representar un empate el viernes en el Red Bull Arena.

"Somos conscientes de que sacar algo positivo (en Estados Unidos) nos beneficia para cerrar esta jornada contra México en casa y tratar de hacer valer nuestra localía", comentó Cristian Gamboa.

Con el punto en la bolsa, también existen otras posibles combinaciones que dejarían a Costa Rica con una tabla muy apretada, aunque siempre con el subliderato.

Por ejemplo, si Panamá vence en el Azteca y el cuadro de Jorge Luis Pinto hace lo mismo en Trinidad, la diferencia con ambos sería de apenas dos y tres puntos, respectivamente, lo que augura un cierre más complicado.

Pero en la Tricolor quieren pensar en sus posibilidades y sacar algo de Estados Unidos, más allá de lo que pase en los otros compromisos.

"La mentalidad es venirnos con algo, será un partido difícil, en Copa Oro los enfrentamos y es muy similar lo que vamos a vivir", expresó Marco Ureña.

La situación más crítica. También existe un panorama en que la Nacional salga cabizbaja de la sétima fecha, no solo porque pierda, sino también por otros desenlaces.

El peor curso que puede tomar la eliminatoria para el combinado patrio es que no sume y triunfen Panamá y Honduras, dos selecciones peligrosas en la búsqueda del boleto directo a la Copa del Mundo.

Si eso sucede, los panameños acumularían diez unidades, a solo una de Costa Rica, mientras los catrachos revivirían, para llegar a ocho puntos.

Pero inclusive cayendo, la Sele mantendría opciones de conservar el segundo puesto o bien, podría bajar a la tercera casilla en beneficio de Estados Unidos. Eso sí, es imposible que el viernes descienda a zona de repechaje.

"Todo está muy cerrado", dice de forma acertada Christian Bolaños, quien agrega que la eliminatoria irá tomando un rumbo más claro tras las siguientes dos jornadas.

"Esto es intentar puntuar lo más rápido posible, para no llegar a instancias finales a pellizar puntos con selecciones que ya no pueden pelear nada, pero que harán difícil ganar los partidos".