Los integrantes de La Selecta consideran que el compromiso frente a Costa Rica puede ser definitorio, ya que una derrota dejaría muy comprometido a cualquiera de los dos cuadros.

Por: Esteban Valverde 9 julio, 2015
Tesho Akindele (23) de Canadá trata de pasar el balón ante la marca del salvadoreño Alexander Mendoza.
Tesho Akindele (23) de Canadá trata de pasar el balón ante la marca del salvadoreño Alexander Mendoza.

Los Ángeles, EE.UU

La selección de El Salvador se jugará la vida mañana frente a Costa Rica. Los cuscatlecos tienen claro que una derrota ante la Nacional pondría el panorama de clasificación muy complicado, por lo que recurrirán al juego de coraje y choque en cada pelota dividida.

Una de las referencias ofensivas en el pasado del cuadro salvadoreño, Rafael Burgos, sentenció que el equipo que triunfe será el que logre imponer su garra.

Salvadoreños y costarricenses se verán las caras a partir de las 7 p. m. en Houston, donde los blanquiazules tienen una colonia muy fuerte, situación que los motiva todavía más.

“Tenemos que saber que ellos (los costarricenses) tienen mucha calidad, por lo que hay que poner en práctica todo lo que sabemos. La selección tica tiene un nivel muy alto, nosotros traemos una ilusión grande. Será un juego de mucho choque, muy fuerte y ahí intentaremos sacar ventaja”; dijo Burgos.

Bryan Ruiz, en la previa del cotejo frente a Jamaica, ya había anunciado que esperaban compromisos en los que el juego brusco y de choque se podía imponer; por las declaraciones de los futbolistas de La Selecta, parece que el partido de este sábado será uno de esos.

“Está claro que Costa Rica sigue siendo favorito ante todos los del grupo. Está claro que el resultado ante Jamaica nos complica a nosotros, tal vez nos hubiera gustado que ganara para que viera el partido contra nosotros con más tranquilidad. Ahora ambos necesitamos los puntos y será un juego a cara de perro, muy complicado”, afirmó Albert Roca, técnico español del combinado azul.

Alexander Mendoza de El Salvador intenta quitarle un baló a Cyle Larin de Canadá, pero le comete falta.
Alexander Mendoza de El Salvador intenta quitarle un baló a Cyle Larin de Canadá, pero le comete falta.

Los cuscatlecos avisaron que lo visto de Costa Rica ante Jamaica no es el nivel máximo del plantel tico, por lo que no se pueden confiar.

Alexander Larín, exjugador del Herediano, señaló que él considera que este grupo es el más complicado y parejo de la Copa.

“Este es el grupo de la muerte y hay que tener actitud para pasarlo. El partido que viene será muy disputado. Creo que tanto Costa Rica como nosotros podemos hacer un juego de posesión de balón y ver quien puede controlar el juego”, finalizó.

Por su parte, en la Tricolor saben que tipo de compromiso deberán de sortear.

“Siempre los partidos con ellos son así, nosotros tenemos que ser inteligentes, crear espacios y tener mucho la pelota, ya luego buscar anotar las que queden”, concluyó el delantero Álvaro Saborío.