Un estudio elaborado por La Nación demuestra cómo la Selección pasó de no tener legionarios en el campo, a que estos acaparen los puestos

Por: Kenneth Hernández Cerdas 13 octubre, 2015

Aunque no es una ley escrita en piedra, la norma reciente dicta que si un futbolista rinde en el exterior, aumentan las posibilidades de llegar a la Sele.

Lo anterior estrecha todavía más el camino para los jugadores locales que aspiran a ser tomados en cuenta en la eliminatoria a Rusia, que comienza el próximo el 13 de noviembre.

A pesar de que en las convocatorias han sido mayoría recientemente (53 locales ante 23 legionarios), los puestos en la titular son ocupados por quienes militan lejos del país.

El técnico patrio, Óscar Ramírez, reconoce que hacia Rusia la competencia es alta, pero no cierra puertas.

“El tema es difícil para ellos (los del plano local). Uno quiere ver respuestas de los muchachos en la cancha. Yo visualizo un grupo interesante de jugadores que pueden ser el recambio de muchos de los que están ahorita consolidados”, dijo.

Mauricio Castillo, llamado de última hora para reemplazar a Bryan Ruiz, lo tiene claro.

“Viene una base que participó en el Mundial de Brasil y la mayoría son legionarios, lo que hace que se limite mucho el cupo para los que estamos en Costa Rica. Cuando uno está acá y lo llaman, es un privilegiado y se asume una responsabilidad adicional para aprovechar la oportunidad y exprimirla al máximo ”, indicó.

El atacante Álvaro Saborío defiende a los de casa.

“El nivel es el que determina si estás para titular o no, eso es lo que te lleva a la Sele ; no es solo por jugar en Costa Rica o Europa”.

Colaboraron: José Pablo Alfaro, Cristian Brenes y Esteban Valverde.