La eclosión del volante del Portland Timbers acabó disminuyendo el tiempo de juego del florense. El exmorado se afianzó en la MLS y, de a pocos, le ha robado minutos a Azofeifa en la Tricolor.

Por: José Pablo Alfaro Rojas 13 julio
Rándall Azofeifa trata de robarle el balón al volante de Estados Unidos, Jermaine Jones, durante el juego eliminatorio que disputaron en suelo tico.
Rándall Azofeifa trata de robarle el balón al volante de Estados Unidos, Jermaine Jones, durante el juego eliminatorio que disputaron en suelo tico.

Redacción

Rándall Azofeifa aguarda en el banquillo desde hace tres partidos. Fue a la suplencia frente a Trinidad y Tobago (2-1) en el último cotejo de la eliminatoria, repitió frente a Honduras (1-0) y Canadá (1-1) en la Copa Oro.

La eclosión de David Guzmán acabó disminuyendo el tiempo de juego del florense. El exvolante morado se afianzó de entrada en el Portland Timbers de la MLS y, de a pocos, le ha robado minutos a Azofeifa en la Sele.

El veterano mediocampista aún es determinante en la táctica fija. Juega como quien dice a pura maña, bien ubicado en el eje medular y a la espera de algún espacio para lanzar un pase largo, su especialidad.

Óscar Ramírez le da instrucciones a Rándall Azofeifa, antes de hacerlo ingresar al campo.
Óscar Ramírez le da instrucciones a Rándall Azofeifa, antes de hacerlo ingresar al campo.

Entre todo lo bueno de Azofeifa resalta un defecto: la falta de dinámica. Los recorridos del futbolista para recuperar el balón son mucho menores a los de su compañero de Selección. Tampoco se proyecta al ataque.

El fútbol de Azofeifa deja la impresión de que luce mejor en el campo al estar acompañado por un futbolista con más despliegue físico, como sucede en Herediano, cuando juega al lado de Esteban Granados.

En la Selección, el timonel Óscar Ramírez lo ha utilizado junto a Celso Borges en la mayoría de casos, aunque también ha variado el sistema de juego para colocar al volante del Deportivo solo en la medular.

Guzmán, en cambio, se convirtió en la primera variante de la Sele durante la última jornada. Entró en la segunda mitad frente a Panamá y repitió contra los trinitenses.

"Sé que hay mucha competencia, pero quiero jugar la eliminatoria como titular", apuntó el volante David Guzmán.

"En donde está la diferencia es en la dinámica que muestra David (Guzmán) y que no tiene Rándall (Azofeifa), quien es más posicional", recalcó el extécnico Roy Myers, quien dirigió al exvolante tibaseño en la S, cuando lo silbaban domingo a domingo por sus cobros de tiro libre y las constantes amonestaciones recibidas.

"Ya maduró", agrega Myers, para explicar su crecimiento, que le ha permitido mandar al banco a Azofeifa.

Aún cuando Ramírez anunció que haría variantes para probar a algunas piezas para la próxima jornada eliminatoria, la realidad es que el futbolista viene ganando terreno desde la ruta mundialista.

Pros y contras. La curva que refleja el tiempo de juego de Azofeifa en la era Ramírez muestra que disputó 69 minutos y salió de variante ante Panamá en la penúltima jornada. Antes de este partido enfrentó como estelar a la H y de nuevo fue reemplazado; lo mismo sucedió contra México y Estados Unidos.

La última vez que el volante disputó los 90 minutos en eliminatoria se produjo ante Trinidad y Tobago.

Aún cuando ha venido de más a menos en la Nacional, las características del futbolista lo hacen una ficha valiosa dentro de la propuesta del equipo patrio.

Con Azofeifa en el terreno de juego, Costa Rica gana un cobrador de tiros libres de primer nivel y, quizás, a uno de los mejores del plantel en el pase largo, un recurso clave en este certamen, en el que la Nacional ha tenido que apelar en exceso a este recurso debido a la falta de ideas en el juego de elaboración.

Es probable que el mediocampista debute en el torneo este viernes (5:30 p.m.), pues el seleccionador anunció que hará variantes en el último cotejo de la fase de grupos ante Guayana Francesa.

La otra carta en el mediocampo es Yeltsin Tejeda, quien de a pocos ha ganado minutos en el actual proceso. Frente a Canadá entró al campo en el segundo periodo.

Tejeda es visto por Ramírez como una alternativa para partidos cerrados, en los que se necesita un candado para ayudar en el mediocampo y fortalecer las funciones de recuperación.