Álvaro Palma y Eduardo Quirós fueron favorecidos con una promoción realizada por la Fedefútbol y sin pensarlo dos veces escogieron sus acompañantes para asistir al torneo regional

Por: Fiorella Masís 9 julio
Max Corrales, Álvaro Palma, Damarís Chacón y Eduardo Quirós siguen a la Sele en la primera ronda de la Copa Oro.
Max Corrales, Álvaro Palma, Damarís Chacón y Eduardo Quirós siguen a la Sele en la primera ronda de la Copa Oro.

Cuatro aficionados costarricenses han tenido la oportunidad de ver a la Selección Nacional tan cerca como nunca hubieran imaginado.

Álvaro Palma y Eduardo Quirós fueron favorecidos con una promoción realizada por la Fedefútbol y sin pensarlo dos veces escogieron sus acompañantes para asistir al torneo regional.

En el caso de Palma, decidió que su esposa, Damaris Chacón, asistiera con él, mientras que Quirós invitó a su amigo Max Corrales.

En Nueva Jersey empezó una aventura que ya va por Houston, pero que en realidad comenzó a tomar forma con llamadas telefónicas.

Tanto Palma como Quirós creyeron que era una broma cuando les dijeron que eran favorecidos con ese premio.

"No lo creía, pensé que me estaban vacilando, pero luego nos pusimos a averiguar y sí era cierto", recuerda Palma.

Él describe la experiencia hasta ahora como "única", pues además de hospedarse en el mismo hotel de los jugadores y poder tomarse fotografías, asegura que aflora el patriotismo.

"Hemos compartido con Gabelo Conejo, con Óscar Ramírez y jugadores, y han sido muy amables, hemos recogido las firmas para los nietos en las camisetas", contó.

Su esposa afirma que la emoción aumenta no solo por esa cercanía con la Tricolor, sino también con otros ticos, sobre todo quienes residen en Estados Unidos.

"Es una emoción grande compartir con personas que no conocíamos, ha sido una experiencia muy linda. Escuchar el Himno Nacional en otro país... hasta que se siente uno con escalofríos", mencionó esta vecina de San Francisco de Dos Ríos.

Para Eduardo y Max, la opción de ver al equipo ha sido doble, pues en Costa Rica no habían ido a ningún partido.

"Me tocó este torneo, imagínese la felicidad (...) Ahorita en Houston estamos en el mismo piso de los jugadores, entonces los vemos seguido y aprovechamos para la foto", dijo Quirós.

Las esposas de ambos son muy buenas amigas y eso ayudó para que Max también saliera favorecido.

"Fue un momento muy emocionante cuando me dijeron que si lo quería acompañar, es una oportunidad que no se presenta todos los días. En estos momentos, aunque guardando las distancias, uno se siente como un embajador de Costa Rica estando acá".

Cuando el miércoles la Selección viaja a Dallas, para enfrentar a Guayana Francesa, ellos también lo harán y aunque ahí acaba la promoción, todos concuerdan en que es un recuerdo que llevarán por siempre.

"De aquí en adelante el partido que haya en Costa Rica vamos a tener que seguir yendo a apoyar a la Sele", agregó Corrales.