Por: Fanny Tayver Marín, Steven Oviedo 5 septiembre
Celso Borges pasa el balón ante la presión de dos jugadores mexicanos.
Celso Borges pasa el balón ante la presión de dos jugadores mexicanos.

El 6 de octubre, Costa Rica se medirá con Honduras en el Estadio Naciona,l y con un empate o hasta perdiendo, puede amarrar su clasificación.

En el caso de que Costa Rica derrote a Honduras, los resultados en los otros estadios no tendrían importancia; los 18 puntos visarían el boleto.

Si la Nacional empata ante los catrachos, llegaría a 16 puntos en la novena fecha de hexagonal de Concacaf.

Ante este panorama, tomando en cuenta que ese mismo día Estados Unidos recibe a la selección de Panamá, Costa Rica tendría 16 unidades; bastaría que haya un ganador entre canaleros y norteamericanos, pues el perdedor de ese duelo ya no podría alcanzar a la Tricolor .

Inclusive, un empate entre esas dos selecciones y un empate de Costa Rica le aseguraría al equipo tico al menos el segundo lugar de la hexagonal.

“Intentamos amarrar esto de una vez, pero ahora estamos a un punto, lucharemos por estar en el Mundial”, dijo el anotador del gol de Costa Rica, Marco Ureña.

El único panorama que puede dejar a la selección de Costa Rica esperando por la clasificación sería la derrota ante Honduras, combinada con que haya un ganador entre Estados Unidos y Panamá. En cambio, si en ese panorama, panameños y estadounidenses igualan, quedarían sin posibilidad de alcanzar a la Sele ; Panamá quedaría con 11 puntos y Estados Unidos con 10.

“A pesar de ir perdiendo, tratamos de ir al frente, empatamos. Ahora, esperar que venga Honduras y lograr ahí la clasificación”, explicó el defensor Kendall Waston.

En el peor de los casos Costa Rica disputaría el repechaje ante Australia o Siria, pero no puede quedar por debajo del cuarto lugar.

Etiquetado como: