Ambos jugadores se adueñaron del mediocampo de la Sele

Por: Fiorella Masís 14 septiembre, 2014
José Contreras, de Guatemala, disputa en las alturas un balón con el volante costarricense Juan Bustos Golobio durante la final de la Copa Centroamericana.
José Contreras, de Guatemala, disputa en las alturas un balón con el volante costarricense Juan Bustos Golobio durante la final de la Copa Centroamericana.

Redacción

El buen juego de Bryan Ruiz y Juan Bustos Golobio fue fundamental para que Costa Rica consiguiera este sábado su octavo título de la Copa Uncaf, tras vencer 2-1 a Guatemala.

La tranquilidad y la clase del capitán, junto con el aplomo y buen toque del volante saprissista, le dieron un nuevo aire a la Sele en el torneo.

El conjunto dirigido por Paulo César Wanchope mostró un cambio significativo respecto al juego que empató ante Panamá, sobre todo en la parte ofensiva.

Ruiz asumió su responsabilidad desde el inicio, tomó el balón y guió el juego de la Sele. Antes de anotar el empate y darle tranquilidad al equipo, ya se había insinuado con un remate con el que intentó sorprender al portero Ricardo Jeréz.

Pero el volante se encargó de dejar plasmada su calidad cuando cobró un tiro libre desde fuera del área y colocó la pelota al ángulo.

Mientras que Bustos, incluso sin gol, jugaba su mejor partido, pero el tanto no solo significó el título tricolor, sino que además fue su broche de oro individual.

El joven mediocampista hizo lo que mejor sabe al rematar desde fuera del área y enviar la pelota al fondo de los cordeles.

Bustos no se mostró temeroso en sus primeros pasos con la Selección Mayor y Ruiz recordó que cuando muestra su mejor cara, pone a jugar al equipo.