Por: Juan José Herrera Ch. 11 octubre, 2014

Álvaro Saborío regresó este viernes a la Selección Nacional cumpliéndole a su tradición goleadora, con un cabezazo certero que hizo olvidar desde temprano aquella lesión que a última hora lo marginó del Mundial de Brasil .

Su gol, el 31 desde que en 2002 se puso por primera vez la camiseta tricolor, fue celebrado con especial euforia en el seno de la Selección, un gesto que demostró el respeto y solidaridad que existe en el grupo para con uno de los grandes líderes de la pasada eliminatoria.

“Estoy muy contento de volver a la Selección después de tanto tiempo. Solo puedo salir feliz por el gol y por haber conseguido la victoria con un clima y cancha tan pesados”, señaló el ariete.

Saborío no jugaba con la Sele desde marzo, justo en el duelo de despedida antes del Mundial, en el que precisamente el goleador tico de la eliminatoria hizo el tanto del triunfo 2-1 ante Paraguay.

El tanto de Saborío (centro) fue celebrado con euforia por el resto de los seleccionados, un buen gesto del grupo para con uno de sus líderes. | EFE
El tanto de Saborío (centro) fue celebrado con euforia por el resto de los seleccionados, un buen gesto del grupo para con uno de sus líderes. | EFE

Poco después, durante un entrenamiento, el atacante se fracturó el pie derecho y con eso dijo adiós al sueño mundialista.

“Estaba con muchas ansias, tenía muchos deseos de volver. Gracias a Dios hoy (ayer) se ganó y se jugó bien cuando se pudo. Hay que reconocer que Omán fue un gran rival que nos complicó”, finalizó el delantero, en declaraciones facilitadas por el departamento de prensa de la Fedefútbol.