Sele visita Panamá sin la mitad del once titular, tras las bajas de Duarte y Venegas

Por: José Pablo Alfaro Rojas 16 noviembre, 2015
Óscar Ramírez durante el entrenamiento de la Selección Nacional, este lunes en el Proyecto Gol.
Óscar Ramírez durante el entrenamiento de la Selección Nacional, este lunes en el Proyecto Gol.

El rompecabezas de Óscar Ramírez se desarmó de a poco. Primero perdió a Yeltsin Tejeda y Bryan Oviedo, luego a Keylor Navas, el sábado a Celso Borges y ayer a Johan Venegas y Óscar Duarte, ambos por lesión.

La Tricolor se quedó sin la mitad de su equipo titular para afrontar la visita a suelo canalero a causa de las lesiones.

Un golpe para Macho, quien está obligado a rearmar la estructura de la Sele con menos de tres días de trabajo de campo.

Las alternativas apuntan en dos vías: cambiar hombre por hombre para suplantar las ausencias de los habituales o variar el sistema táctico.

En dos platos, Costa Rica podría mantener el bloque defensivo con cinco defensores, un recuperador y un mixto, siendo Rándall Azofeifa el relevo de Borges, y Esteban Granados o Christian Bolaños, los posibles sustitutos de Johan Venegas.

Evidentemente, Granados llegaría a fortalecer las funciones de marca en la línea media.

Utilizaría a Kendall Waston, Júnior Díaz, Francisco Calvo o al recién convocado Kenner Gutiérrez en lugar de Duarte, quien presenta un desgarro.

El plan B es jugar con cuatro hombres en la retaguardia para aprovechar la yunta de centrales de Johnny Acosta y Giancarlo González, quienes se conocen a la perfección por su pasado en el club manudo.

infografia
La Nacional perdería profundidad por las bandas, pues los laterales tendrían menos libertad para sumarse al ataque.

Sin embargo, al ceder la iniciativa los hombres de ofensiva podrían ganar espacios para salir rápido al frente y tomar mal parados a los panameños.

“El tipo de juego de ellos y el ímpetu que les da la localía para arriesgar puede causar que dejen espacios. Ahí puedo sacar a relucir mi fortaleza, que es la velocidad”, apuntó Marco Ureña.

En el vestuario de la Sele reconocen que se han practicado ambos estilos, en busca de la solución que les permita resentir lo menos posible las ausencias y opacar las virtudes rivales.

“Ya sea que el equipo juegue con cinco atrás o que pase a línea de cuatro, tenemos futbolistas para contrarrestar el juego de ellos”, dijo Christian Gamboa.

La Sele perdió a Celso Borges, su mejor distribuidor de balón, lo que obliga a Ramírez a buscar un reemplazo distinto en su forma de juego, pues no hay ningún hombre en la lista que pueda cumplir las mismas funciones.

Sin embargo, las variantes tácticas en la medular le pueden permitir a Óscar Ramírez controlar el mediocampo y, por qué no, hacerle daño a los panameños.

“Tenemos que mantener el arco en cero. Hay jugadores en ataque muy buenos que en cualquier momento pueden resolver”, concluyó Johnny Acosta.