Por: Manuel Herrera 9 noviembre, 2012

Heredia En el primer partido que jugó para sostener y defender el liderato alcanzado el domingo pasado en el clásico nacional, Saprissa trastabilló.

El gol del belemita Bismark Acosta fue el arma que liquidó a los morados y los tumbó al segundo escalón de la tabla.

Saprissa se queda con los mismos 36 puntos, solo uno por debajo de su archirrival Alajuelense.

“No fue una buena noche. La tomamos como tal porque queríamos llegar a los 39 puntos y no pudimos. Sabíamos que lo del domingo iba a valer si ganábamos hoy (ayer)”, dijo el defensor morado Douglas Sequeira.

Además, Belén fue la llave que abrió el cerrojo defensivo del plantel tibaseño, que hasta ayer acumulaba cuatro victorias al hilo.

Y es que la situación que vivieron los morados no era desconocida por ellos.

A inicios de semana el técnico morado, Daniel Casas, afirmó que de los cuatro juegos que restaban (Belén, Limón, Santos y San Carlos), el de anoche era el más complicado de todos.

El estratega justificó dicho temor a la experiencia de los belemitas, que para esta temporada reclutaron a varios jugadores de los equipos llamados grandes.

“A nosotros nos quedan tres finales. Hoy (ayer) perdimos y Belén gana de buena manera, pero tenemos opciones de recobrar la cima el domingo”, dijo Alejandro Castro