La jornada del día de hoy por la mañana incluyó las finales de los 100, 150 y 200 metros planos; así como de los 1500 y los 5000 mm, en categorías juveniles A, B y C, femeninas y masculinas.

 13 julio
Kluiverth Núñez (centro) porta orgulloso en su pecho la medalla de oro, tras ganar los 200 metros lisos en la categoría juvenil B. Junto a él Gabriel Guido de Cañas (izquierda) y Luis Guevara de Alajuela.
Kluiverth Núñez (centro) porta orgulloso en su pecho la medalla de oro, tras ganar los 200 metros lisos en la categoría juvenil B. Junto a él Gabriel Guido de Cañas (izquierda) y Luis Guevara de Alajuela.

Kluiverth Núñez soñaba correr en el Mundial Sub-18, como su mejor amigo, Juan Diego Castro, figura tica en Kenia, hasta que dos lesiones lo dejaron sin posibilidades. Sin darse por vencido, este jueves dio todo su esfuerzo para colgarse en el pecho el oro en los 200 metros de las justas nacionales.

Oriundo de Puriscal, actualmente alojado en San José, cantón por el que compite, Núñez mostró en la pista que corre con el corazón más que con la piernas. Tiene seis años de practicar el atletismo, pero el 2017 ha sido el que más pruebas le ha deparado a nivel personal, sumando a su preparación física la atención en el desarrollo psicológico y mental.

"Este año era el Mundial Sub-18 en Kenia, ahí está mi mejor amigo Juan (Juan Diego Castro, quien logró clasificar a la final de los 800 metros lisos), y pues yo estaba en preparación para asisitir. Hice de todo: dieta, me acosté temprano, no falté a ningún entrenamiento; lástimosamente, tuve dos lesiones por puro estrés. Psicológicamente me afectó mucho no poder asistir, por la experiencia, pero hoy estoy aquí y yo siempre quiero ganar".

"Le dedico esto a todas las personas que significan mucho para Kluiverth Núñez", expresó el joven atleta.

Menciona a sus padres, quienes siempre están a su lado; a la Dos Pinos, su patrocinador; al ICODER, quien le brinda ayuda desde el 2016, y a su gran amigo Juan Diego Castro, aquel que le pide que nunca se rinda y que vea siempre para adelante a pesar de las adversidades.

Nuñez es un hombre de palabra y siguió el consejo de el hoy finalista en el Mundial Sub-18 al pie de la letra, ya que se repuso de sendas lesiones para lograr estar en lo más alto del podío en los Juegos Nacionales.

"Todo mayo (del 2016) estuve fuera por una pubalgia. Es una inflamación en la ingle pero muy interna; le llaman el cáncer de las lesiones para los atletas, porque cuesta mucho sacarla. En junio me desgarré detrás de la rodilla y esa vez me mantuve dos meses fuera; recuperar el ritmo me dio un poquito de miedo porque estaba muy desconfiado pero al final me propuse hacer bien lo que hago y lo logré", reflexionó con una expresión de satisfacción total en su rostro.

Desde su actitud tan positiva hacia la vida y sus retos, este joven corredor hizo una introspección rápida para darle un consejo a todos aquellos que desean incursionar en el deporte y tocar la gloria.

"El martes hice una sálida en falso en los 100 metros; era la prueba que más quería ganar pero la fallé y pensé que no quería hacer atletismo nunca más; estaba harto del mundo. Pero uno no puede rendirse; la palabra perder no existe, yo la llamo 'aprendizaje'. O ganas o aprendes, y cuando aprendes significa mucho más que ganar", sentenció Kluiverth Núñez, con la seguridad que brinda ser el rey de los 200 metros planos, categoría juvenil B masculina, con tiempo 22:36.

Etiquetado como: