El equipo “volvió a demostrar que está en crisis”, afirma Récord.

 17 junio, 2013
 Andrea Pirlo (21) supera por fuerza al mexicano Javier Aquino durante el partido ayer en el estadio Maracaná. / AFP
Andrea Pirlo (21) supera por fuerza al mexicano Javier Aquino durante el partido ayer en el estadio Maracaná. / AFP

México D. F. (AFP) La selección de fútbol de México cayó “temerosa” ante Italia 2-1 en su debut el domingo en la Copa Confederaciones en Brasil, publicó el lunes la prensa mexicana, que consideró que la derrota pudo ser peor.

“Existe la idea de que la selección mexicana tiende a crecerse futbolísticamente ante los grandes acontecimientos, pero no sólo de mística viven los equipos y el seleccionado volvió a demostrar que está en crisis”, publicó el lunes el periódico Récord, que indicó que la selección nacional fue “claramente superada por Italia”.

“Hay que tener personalidad, jugar sin miedo, porque una cosa es respetar al rival y otra cosa es tener miedo, y hoy (el domingo) tuvimos miedo para tener la pelota”, dijo al diario Carlos Salcido, defensor del equipo mexicano.

José Manuel Chepo de la Torre, entrenador del seleccionado, rechazó que su equipo haya jugado a la defensiva y aseguró que se enfrentó “a un gran equipo, muy coordinado, con grandes jugadores, ellos hicieron valer sus condiciones y marcaron la diferencia”.

El gol de Mario Balotelli, a sólo 13 minutos para la finalización del encuentro que se disputó en el estadio Maracaná, fue como “un golpe de mazo”, dijo de su lado, Cancha.

El periódico señaló que el delantero del AC Milán evidenció el discreto funcionamiento de los centrales mexicanos y rompió todo el esquema del partido de un equipo que jugó a esperar y terminó envuelto en una cobija defensiva que no le dio resultado.

“México pierde en debut y pone en juego boleto ante Brasil”, señaló Cancha.

Aún así, en algunos momentos la selección se mostró atrevida en acarreos de Gio, quien causó el penal del empate al minuto 33, facturado por Javier Chicharito Hernández.

El diario hizo notar que al saltar a la cancha en el Maracaná, el equipo mexicano recibió una fuerte rechifla de la mayoría de los asistentes al evento, lo que contrastó con la euforia cuando apareció Italia.