En la Conferencia del Este los Raptors pusieron de su lado la serie ante el Heat

Por: Fiorella Masís 7 mayo, 2016
Damian Lillard (centro) anota una canasta con la marca de Andrew Bogut (izq.) y Draymond Green (der.).
Damian Lillard (centro) anota una canasta con la marca de Andrew Bogut (izq.) y Draymond Green (der.).

Los Warriors de Golden State sufrieron su primera derrota en las semifinales de la Conferencia Oeste tras perder anoche 120 por 108 ante los Trail Blazers de Portland, uno de los pocos equipos que pudieron vencerlos en la fase regular de la liga.

El equipo comandado por Damian Lillard lo volvió a hacer ante un conjunto que todavía espera por el regreso de su estrella, Stephen Curry.

La serie sigue a favor de los de Oakland, pero parece ser el momento idóneo para que Curry vuelva, pues incluso ya estuvo en una práctica, el viernes, y todo hace indicar que está listo.

Pese a todo, para el equipo sigue siendo considerado en duda. “Ha evolucionado bien cada día. Estuvo en la cancha durante la práctica. Participó en todo. Es una magnífica señal”, había mencionado Steve Kerr, entrenador de los Warriors.

Curry no juega desde el 24 de abril, cuando sufrió un esguince de la rodilla derecha en la primera serie de los playoffs contra los Rockets de Houston.

En el partido de ayer, Portland recuperó la ilusión gracias a un efectivo segundo cuarto, en el que además su rival perdió la dirección de la ofensiva.

En ese periodo los locales ganaron por 18 puntos (36-18), ventaja que lograron cuidar en los dos siguientes tiempos.

Golden State niveló las acciones, pero los Blazers supieron encestar en momentos claves para evitar que pudiera volver al frente del partido.

Para el cuarto encuentro la serie continúa en Portland y ahí se podría dar la reaparición de Curry. Después viajarán a Oakland.

Toronto con ventaja. En el otro cotejo disputado anoche, correspondiente a la Conferencia del Este, los Raptors pusieron de su lado la serie (2-1) sobre el Heat de Miami al triunfar 95-91.

Kyle Lowry se robó el show con 33 puntos, los últimos cinco de forma consecutiva para romper un empate a 82 unidades.

En ese momento faltaban poco más de dos minutos del final cuando Lowry encestó en fila tres de cuatro tiros libres y una canasta para adelantar a los suyos.

DeMar DeRozan remató la faena al conseguir cinco puntos claves en cobro de tiros libres.