Será el primer italiano desde 1998 que gana la carrera más famosa del ciclismo mundial

 27 julio, 2014

Perigueux, Francia. AP Vincenzo Nibali aseguró ayer sábado el título del Tour de Francia, en el que dos galos lo acompañarán en el podio tras la definición de la penúltima etapa de la carrera.

El italiano prácticamente aseguró la corona al imponerse el jueves en la última etapa de montaña y, aunque tenía la ventaja más amplia en la clasificación general en los 17 últimos años, ayer se esforzó al máximo para terminar cuarto en la contrarreloj individual que ganó Tony Martin.

De esa manera, el ciclista apodado El Tiburón aumentó su delantera por más de 40 segundos, a casi ocho minutos.

Nibali se apoderó de la camiseta amarilla en la segunda etapa, hace casi tres semanas, y la vistió durante el resto de la carrera, excepto por dos etapas. Hoy domingo le aguarda un recorrido ceremonial hasta los Campos Elíseos en París.

“Es difícil explicar todas las emociones por las que he pasado en las tres últimas semanas. Pero a medida que pase el tiempo quizás encuentre las palabras para describir lo que siento”, dijo Nibali, el primer italiano campeón del Tour desde Marco Pantani (qdDg) en 1998. “Quizás en los Campos Elíseos caiga en cuenta”.

Vincenzo Nibali será el primer italiano en 16 años que se corone campeón en el Tour de Francia. Ayer fue cuarto en la contrarreloj individual. | EFE
Vincenzo Nibali será el primer italiano en 16 años que se corone campeón en el Tour de Francia. Ayer fue cuarto en la contrarreloj individual. | EFE

“Esta fue una gran carrera casi hecha a la medida para mí”, agregó Nibali, recordando el recorrido por las clinas en Yorkshire, Inglaterra, las calles adoquinadas en el norte de Francia, y los puertos de montaña en los Alpes y los Pirineos.

La única incógnita al comienzo de la 20° etapa era decidir los acompañantes de Nibali en el podio, que terminaron siendo Jean-Christophe Peraud y Thibuat Pinot, los primeros franceses que suben al podio del Tour desde que lo hiciera Richard Virenque en 1997.

Los locales hicieron suficiente para alejarse del español Alejandro Valverde. Los tres estaban separados por apenas 15 segundos cuando empezó el recorrido en Bergerac, pero la diferencia aumentó a más de dos minutos para cuando terminó en Perigueux.

Valverde tuvo un pésimo día y ni siquiera pudo aprovechar que Peraud perdió unos 20 segundos cuando se ponchó una llanta y tuvo que cambiar de bicicleta.

El estadounidense Tejay van Garderen trepó del sexto al quinto puesto en la general.